Ultimas Noticias
Search

Jóvenes wayuu se preparan para brindar sus servicios en los proyectos eólicos en sus territorios.

Las empresas antes de llegar deben conocer de la esencia del ser wayuu.

Por: Betty Martínez Fajardo

Estudiantes wayuu participando en el VI Congreso Internacional de energías alternativas en Riohacha. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Aunque están lejos de sus territorios, cada mañana treinta y dos jóvenes wayuu, llegan hasta la sede del Sena Industrial en Riohacha, a formarse en energías alternativas.

Los estudiantes, guiados por su deseo de saber más de las grandes torres que estarán invadiendo su territorio, decidieron dar el paso y cargados de ilusiones transitaron horas y horas hasta llegar al sitio donde pasaran una temporada para formarse como Técnicos en Mantenimiento e instalación de sistema solar fotovoltaico.

El grupo lo conforman 22 mujeres y 15 hombres, en representación de igual número de comunidades de varios municipios de La Guajira, quienes encuentran en el conocimiento una manera de defensa para sobrevivir en medio de otra bonanza que rodea al departamento como lo son los  grandes proyectos de energía eólica que ya empezaron a montarse en el territorio, y  que vienen causando diversos conflictos entre las mismas familias por el manejo inapropiado de las consultas previas de parte del Ministerio del Interior, y la llegada abrupta de varias empresas al territorio.

Rosalia Flóez Palmar. Foto: Betty Martínez Fajardo,.

Rosalía Flórez Palmar, es una de las lideres del grupo, tiene claro que para defender a su comunidad debe conocer a que se enfrenta y por eso decidió formarse como Técnica en mantenimiento e instalación del sistema solar fotovoltaico porque a través de ese sistema es que por fin podrán gozar del servicio de energía como contraprestación por permitir el montaje de los proyectos eólicos.

“Para nosotros es una gran oportunidad, porque hacemos parte de un grupo indígenas que ha sido abandonado, que más que aprovechar estas oportunidades que se nos presenta por parte del Sena y Usaid, en cuanto a este proceso de formación”, dijo.

Ella se siente orgullosa, y así lo expresan sus grandes ojos que contrasta con la redondes de su rostro porque ahora tiene la oportunidad de compartir sus conocimientos con sus hermanos wayuu en la ranchería.

“Estamos participando de un proceso interesante, contamos con el permiso de nuestros mayores para salir de la ranchería y prepararnos”, agregó.

En su relato contó que se trata de un proceso de formación completo, amplio e integral desde la parte teórica y la práctica.

La franqueza de Rosalía se siente desde su mirada, y mantiene un enfoque critico sobre los grandes proyectos de energía eólica que serán ubicados en territorio de los wayuu, porque considera que las empresas antes de llegar deben informarse de la esencia del ser wayuu, del porque es importante para ellos el territorio, y el cementerio donde reposan sus seres queridos.

Rosalía, pertenece a la comunidad Nuevo Amanecer del municipio de Albania.

Yeider David Caguana. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Yeider David Caguana Carrillo, en tanto llegó de la comunidad de Kazuchi ubicada en el kilómetro 138 vía Puerto Bolívar, antes de llegar a formarse en el Sena se desempeñó como vigilante del proyecto Guajira Uno.

“Allí me interesé por el tema y me preguntaba porque nosotros no nos beneficiamos del proyecto, nosotros somos la potencia y no entiendo porque no somos participes, nuestras comunidades no gozan del servicio de energía”, expresó.

El sombrero lo identifica como un ser wayuu, es un convencido que las torres gigantes que serán parte del paisaje del amplio territorio de la Alta Guajira representan una contribución al medio ambiente, pero es consciente que no gozarán de ese servicio porque la ayuda será con paneles solares.

“Los proyectos son importantes, pero que nos beneficie, nosotros tenemos unos puntos que no se pueden mover como los cementerios, pero a veces nos toca desplazarnos a otro lugar porque precisamente allí van a montar el proyecto”, expresó.

Esa situación le genera dudas, porque los parques eólicos los mira como una posibilidad para brindar una energia limpia,  pero a la vez es consciente que de alguna manera afecta a los  seres queridos que están descansando. “Al wayuu no le gusta que les toquen sus muertos por eso no estamos de acuerdo”.

Nicolás Alberto Ramírez Epieyu. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Por su parte, Nicolás Alberto Ramírez Epieyu, de la comunidad de Shonkomana en el municipio de Maicao, se siente orgulloso de estar capacitándose en energías limpias, porque además tendrá la oportunidad de compartir sus conocimientos con sus hermanos wayuu.

“He aprendido a instalar paneles, y a realizar mantenimientos”, explicó.

Se muestra de acuerdo con los proyectos de energía eólico en el territorio siempre y cuando les mejore su calidad de vida, especialmente para contar con el servicio de energía en las instituciones educativas.

Osnaider Marín. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Osnaider Marín, quien llegó de la comunidad de Etkimana del municipio de Uribia, precisó que se siente bien estudiando porque es la posibilidad con que cuenta para adquirir conocimientos sobre un tema tan importante como es el de las energías limpias.

“Cuando llegue aquí no sabia nada de energías alternativas, y ahora me veo diferente, me siento distinto porque me estoy capacitando de como hacer instalaciones, mantenimientos en mi propia comunidad”, agregó.

Su experiencia la comparte con su familia, quienes lo están apoyando en esa etapa de capacitación con el Servicio Nacional de Aprendizaje Sena.

Linda Tromp Villareal, directora Sena de La Guajira. Foto: Betty Martínez Fajardo.

La institución

La directora del Sena Regional Guajira, Linda Tromp Villarreal, explicó que desde hace tres años con el apoyo de USAID, emprendieron un proyecto piloto para trabajar con jóvenes wayuu en el tema de energías alternativas.

Precisó que se seleccionaran trece comunidades wayuu, de las cuales doce aportaron sus jóvenes bachilleres para que iniciaran con el primer piloto.

“Entregaron sus hijos, la responsabilidad es grande, son nuestros hijos, los cuidamos, tienen dos personas dedicadas específicamente a ellos, tienen su alimentación y transporte, pasan el día en el Centro Industrial aprendiendo y haciendo”, dijo.

Explicó que se encuentran en un proceso de educación integral formativo, a la vez que están identificados sus necesidades en las propias comunidades para desarrollar sus emprendimientos.

Una vez definidas sus ideas cuentan con dos orientadores de la institución, para desarrollar sus iniciativas en las propias comunidades.

“la idea es que esto no quede en el papel, y lo que estamos buscando es que estos estudiantes a través de las diferentes instituciones y de las empresas puedan hacer realidad esos sueños”.

Comparte

Ultimas Noticias

Presidente de la Corte califica las muertes de niños en La Guajira como homicidios por omisión

Noticias Relacionadas