Ultimas Noticias
Search

En El Hatico los niños no olvidan al padre del acordeón Luís Enrique Martínez Argote.

En medio de las dificultades aprenden a tocar acordeón.

Por: Betty Martínez Fajardo,

Alumnos de la fundación Luís Enrique Martínez, quienes en su tiempo libre se dedican al estudio del acoerdeón. Foto: Betty Martínez Fajardo.

En el corregimiento de El Hatico, en Fonseca, la tierra del acordeonero, compositor y cantante Luis Enrique Martínez Argote, se respira música, por eso sus niños y jóvenes a pesar de no contar con instrumentos musicales intentan conservar su legado.

No es tarea fácil, de allí que un grupo de amigos de la infancia y adolescencia liderados por el músico Carlos Díaz, llamados “Amigos por siempre”, decidieron conformar la fundación “Luís Enrique Martínez Argote”, inicialmente para recuperar la casa memoria del Pollo Vallenato, en el lugar donde nació, inaugurada gracias al apoyo del Fondo Mixto de Cultura, siendo su director Fredy González Zubiria, y el gobernador de entonces, Nemesio Roys Garzón, en marzo del año 2022.

Pero más allá de la Casa Memoria, lograron que niños y jóvenes, se interesaran en aprender a tocar acordeón, hoy 13 niños y niñas, atraviesan por esa aventura sin contar con el instrumento para estudiar cada día.

Profesor Carlos Díaz, cada quince días llega hasta el corregimiento de El Hatico, a compartir sus conocimientos con los niños de la fundación Luís Enrique Martínez. Foto: Betty Martínez Fajardo.

El profesor Carlos Díaz, no se da por vencido, recuerda que una vez conformó el grupo de estudiantes, el Fondo Mixto, lo apoyó con el pago de cuatro meses de formación. “En dos meses le mostré el resultado, al director del Fondo, Fredy González Zubiria, de lo que los niños estaban haciendo con la música de Luís Enrique Martínez, con los otros dos meses más complementamos algunas cosas”, dijo.

Culminados esos cuatro meses, quedaron sin apoyo, sin embargo, el profesor en su afán de seguir contribuyendo con los menores, cada quince días llega a El Hatico, a seguir apoyando el proceso formativo,

“Cuando se interrumpe un proceso, los muchachos se decepcionan y desertan, es peligroso, no es aconsejable que a un niño después de iniciar su proceso se les abandone porque ellos se decepcionan, y no cogen más el instrumento, por eso para que no pasara yo los monitoreo y vengo cada 15 días, y les enseño para que ellos no pierdan el entusiasmo por el instrumento”, relató.

En el dialogo queda claro que están trabajando con las uñas, el profesor en cada viaje carga también con los acordeones de la fundación “Senderos de Acordeones”, para que los estudiantes de El Hatico, puedan participar de las clases.

“Les presto los instrumentos, las clases las damos en los patios porque no tenemos sede, requerimos de un apoyo porque estos niños son nuestros representantes en el futuro de la música”, agregó.

El profesor como detalle importante refiere que el estudio de la música ayuda a los menores a relacionarse, “a raíz de estos procesos que se han dado en la música han cambiado su forma de ser y de pensar”.

Por eso espera que el alcalde, Hamilton García, brinde el apoyo necesario que requiere el sector de la cultura en el municipio de Fonseca, tierra de músicos por excelencia.

“Estos niños y niñas, que ocupan de manera útil su tiempo libre, necesitan instrumentos para seguir formándose en el estudio de la música, por eso espero que el alcalde piense en ellos y los apoye”, dijo.

Los estudiantes.

Los acordeones suenan bajo la sombra de los árboles, los menores cada tarde acompañados de la monitora que apoya el proceso se reúnen para estudiar.

Eva Gabriela, es sobrina del maestro Leandro Díaz, siente que está cumpliendo un sueño porque está aprendiendo a tocar el acordeón. Foto Betty Martínez Fajardo.

Las notas del Pollo Vallenato se escuchan desde los acordeones prestados a los niños y niñas de El Hatico, así lo refleja en su rostro Eva Gabriela Martínez, estudiante de la institución educativa Técnica María Inmaculada en el municipio de Fonseca

“Es un sueño cumplido ya que desde niña deseaba ser acordeonera y aquí en esta fundación he podido cumplirlo”, dijo.

Eva Gabriela, todas las tardes llega hasta la sede de la Fundación, y allí con su monitora recoge el acordeón para practicar, tampoco se pierde las clases con el profesor Carlos Díaz, que cada 15 días les cumple la cita.

“El llamado que le hago al alcalde es que se ponga la mano en el corazón, que vea que los niños tienen interés por aprender, que nos mande los instrumentos”, fue el mensaje de Eva Gabriela, al alcalde Hamilton García.

Ella, es fácil para la música, así lo expresa y recuerda que es sobrina de Leandro Díaz.

Job Smith Vergara, también estudia el acordeón en sus tiempos libres. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Esa misma cita, cumple el estudiante Job Smith Vergara Iguaran, estudiante de octavo grado de la institución técnica ambiental agropecuaria de El Hatico.

«Esto es un gran cambio, es como una oportunidad para seguir adelante, le pido al alcalde que muestre interés por nosotros, que nos traiga instrumentos para nosotros seguir estudiando”, dijo.

Danixa Bolívar, integrante de la fundación Luís Enrique Martínez. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Danixa Bolívar, es una de las integrantes de la Fundación Luís Enrique Martínez, quienes siguen trabajando para seguir adelante con los objetivos propuestos alrededor del legado musical del acordeonero Luís Enrique Martínez.

También la hace un llamado al gobernador encargado de La Guajira, José Jaime Vega y al alcalde de Fonseca, Hamilton García, para que se apropien de la cultura y hagan de ella algo importante.

«En estos momentos es la parte fundamental que tenemos para recuperar a esos niños y jóvenes que toman rumbos difíciles en la vida y los podemos rescatar a través del arte, de la música, de la danza, el teatro”, expresó.

Comparte

Ultimas Noticias

Colombia por primera vez en los países con inseguridad alimentaria aguda según a ONU

Noticias Relacionadas