Ultimas Noticias
Search

Culminó la IV Jornada de seguridad y soberanía alimentaria en Uniguajira

Con el fin de aportar soluciones ante la crisis de desnutrición y malnutrición que atraviesa un alto porcentaje de la población infantil y adulta de La Guajira, se realizó en la Alma Mater la IV Jornada en Seguridad y Soberanía Alimentaria, una iniciativa impulsada por las Facultades de Ciencias de la Educación, de la Salud y los grupos de investigación GIGUA y Prosperidad Social, en el marco del Tercer Comité Departamental de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

En el marco del encuentro se escucharon voces como la del gobernador encargado de La Guajira José Jaime Vega, quien valoró la apuesta de la universidad de crear el Programa de Nutrición y Dietética, que tendría pertinencia con el entorno. Además, manifestó la disposición de la administración departamental de apoyar las gestiones respectivas.

La vicerrectora académica y decana encargada de la Facultad de Ciencias de la Salud Pilar Pomarico Pimienta, aseguró que le complace ser parte de este tipo de actividades que permiten abordar temas de gran relevancia para la salud y reflexionar sobre el rol que cumplen la academia y las agencias de cooperación en la seguridad alimentaria del departamento.

“Desde Uniguajira hemos desarrollado proyectos de investigación que apuntan a la problemática de seguridad alimentaria en la región y ahora pretendemos aportar desde la ampliación y oferta del Programa de Nutrición y Dietética, el cual ya fue radicado en el Ministerio de Educación Nacional (MEN), se recibió visita de pares académicos designados por el ente, de las entidades hospitalarias y se está a la espera de la llegada del Registro calificado, dada la necesidad del programa en la región”, indicó la directiva.

César Arismendi Morales, docente de Uniguajira.

Por su parte, el economista, docente de la Universidad de La Guajira y miembro de la veeduría ciudadana de la Sentencia T-302 César Arismendi Morales, advirtió que de acuerdo a lo que ordena la Corte Constitucional, las soluciones no pueden ser de tipo asistencialistas, sino más bien sostenibles en el tiempo y con procesos de gestión y desarrollo con la autonomía de las comunidades afectadas.

De otro lado, Valery Saurith López, nutricionista y magíster en estudios culturales precisó en su ponencia sobre Pedagogía de la esperanza y guías alimentarias, que uno de los factores que inciden en la desnutrición en la niñez guajira es la falta de articulación intersectorial.

“En La Guajira, por las condiciones sociales y territoriales toca replantear lo que en el centro del país se ha estandarizado en términos de atención en salud para desarrollar un modelo propio. Hoy es la oportunidad en la mesa de seguridad de revisar la articulación de la educación y los demás entes, actores y comunidad”, puntualizó. 

Asimismo, advirtió que “no puede haber autonomía alimentaria sino hay hídrica y tecnológica, por lo que es imperativo reconocer los cambios territoriales, ecosistémicos y culturales; cómo el pueblo wayuu ha transformado su deseo, ha perdido su identidad y se ha desenraizado, por la complejidad humana que a lo largo de la historia y con tanta intervención, ha hecho que se desempoderen, sean más pasivos a la hora de tener autonomía y soberanía alimentaria, energética, tecnológica y sanitaria”.

Valery Saurith López, ponente en la jornada académica.

Agregó la nutricionista que “el hambre se produce cuando la gente ya no conoce técnicas propias para preservar alimentos cuando hay escasez, las formas de conservación como: el salado, el ahumado, guardar las cosechas de maíz para largo tiempo e incluso el manejo y conocimiento de su territorio. Anteriormente en época de escasez el wayuu migraba, era seminomada y eso permitía paliar el hambre”.

Ante esto, insistió que “se necesita empezar a trabajar con la gente con una actitud política pero comprometida, que no sea solamente dar y estar como funcionario público, académico, nutricionista o educador, sino que nos importe y se sienta más el territorio, la gente y lo que somos. Otras muertes vendrán de los niños más empobrecidos y olvidados, si todos no asumimos desde nuestra profesión o rol en la sociedad, que esto es un problema de la tierra y de la vida”.

A la actividad asistieron estudiantes, docentes, directivos, investigadores, veedores de la sentencia T-302, cooperantes internacionales y miembros del gobierno departamental y del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), quienes determinaron que es urgente una mayor articulación interinstitucional para atender las necesidades en nutrición, seguridad y soberanía alimentaria de la población guajira.

Doris Cabeza Escobar

Periodista Uniguajira

Comparte

Ultimas Noticias

Prevén fuertes lluvias y alta actividad atmosférica en La Guajira

Noticias Relacionadas