A través del trabajo comunitario, Voluntariado Uniguajira aporta al departamento.

El voluntariado constituye un instrumento que permite a las comunidades participar de su propio crecimiento, ya que promueve la responsabilidad social, fomenta el compromiso cívico y es un importante vehículo para el desarrollo sostenible. En instituciones de educación superior poseer un voluntariado demuestra el compromiso de formar profesionales íntegros con sentido de pertenencia hacia su entorno.

La Universidad de La Guajira en el año 2017 institucionalizó el Voluntariado Uniguajira, un equipo de estudiantes, docentes, administrativos y graduados que se integran con el objetivo de brindar sus conocimientos profesionales y naturales al servicio de iniciativas de orden social comunitario y buscan generar un compromiso frente a la mejora de la calidad de vida en la región.

Para Jaineth Patricia Camargo Mendoza, alumna del programa de Biología de Uniguajira, su experiencia como voluntaria en la Alma Mater ha sido enriquecedora a nivel académico y personal. Expresó que “cada momento con el Voluntariado es una nueva oportunidad de conocer, ayudar y aprender en espacios que te sacan de la rutina diaria”. Agregó que como voluntarios “debemos ser camaleónicos, adaptarnos a la situación, trabajar en grupo y actuar a favor de un bienestar mayor para la comunidad”.

A través de los años, el Voluntariado Uniguajira ha realizado actividades culturales, educativas y de investigación; conferencias motivacionales con ponentes de organizaciones como TECHO; donaciones de alimentos y kits escolares a poblaciones vulnerables y acciones que contribuyen al fortalecimiento de la cultura ciudadana. Además de impulsar la internacionalización gracias a la implicación de voluntarios extranjeros.

“Siempre he tenido la convicción que las universidades deben formar líderes que tengan entre sus principios la responsabilidad social, el sentido humano y el interés de aportar a la sociedad para un futuro mejor”.

Palabras de Jeiner de Jesús Gómez Ramos, fundador del Voluntariado Uniguajira y coordinador hasta el año 2019.

Asimismo, ha ejecutado acuerdos para desarrollar proyectos en pro de la educación de jóvenes y niños del departamento, entre los que se destacan el programa de la Red de Liderazgo Juvenil donde, liderado por la Universidad de los Andes y la EAFIT, se desempeñaron iniciativas encaminadas al fortalecimiento de las capacidades de gobernabilidad y gestión ambiental y sostenible de estudiantes de educación media de las zonas urbanas y rurales de Riohacha.

Igualmente, firmó convenio con la Fundación El Origen para implementar capacitaciones, servicios académicos y foros, donde incluso varios alumnos de los pregrados de Educación Infantil, Música y Administración Turística y Hotelera de la Universidad de La Guajira han tenido la oportunidad de hacer sus prácticas profesionales a través de trabajos de formación en comunidades.

Según Katherin Pérez Mendoza, coordinadora del Voluntariado Uniguajira sede Riohacha, es beneficioso para la institución este tipo de alianzas orientadas a la proyección social y al sector educativo. “Es una experiencia que le permite al estamento docente y estudiantil creer en sus ideas para transformar los problemas locales que cotidianamente vivimos y sirve como un aporte al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, afirmó la directiva.

Durante la emergencia sanitaria por Covid-19 el Voluntariado Uniguajira continuó su labor social desde todas sus sedes. Se llevaron a cabo campañas de donación de alimentos en Fonseca y Maicao, entrega de tapabocas para trabajadores vehiculares y viseras para el personal médico en Riohacha y jornadas informativas y preventivas frente al virus en Villanueva. Además, se abrió la convocatoria para participar en el proyecto App O-Lab, dirigido por la Fundación El Origen, para crear cursos virtuales cortos para jóvenes de 11 a 14 años de zonas rurales, en donde varios estudiantes y egresados de Biología de Uniguajira diseñaron el curso en Avistamiento de Aves. 

Sobre esto, Katherin Pérez sostiene que estas oportunidades “son una opción para ganar experiencia en acciones sociales, lo cual es bastante valorado en el mundo académico y profesional globalmente”. Explica que una persona que participe en este tipo de obras destacará sobre los demás en una convocatoria laboral y desarrollará valores que le permitirán tener una visión más humana y cercana con las problemáticas de su entorno.

Otras tareas por destacar, ejecutadas en el transcurso de la pandemia, son la jornada de limpieza de las playas impulsada por el Voluntariado Sede Riohacha y la intervención cívica de urbanismo táctico, encabezada por la Alcaldía local, creada con el objetico de revitalizar los cruces peatonales de la capital de La Guajira y estimular su uso por parte del peatón y respeto del conductor.

Por parte de la Sede Maicao, se tuvo la iniciativa de recolectar ayudas para la población víctima de la ola invernal en el municipio de Maicao, donde se beneficiaron 200 familias del barrio La Gloria de Dios con la entrega de comidas calientes, prendas de vestir e implementos de aseo personal.

Todas estas labores, realizadas muchas veces por medio de alianzas estratégicas con el sector público y privado, promueven la sensibilidad y la responsabilidad social por medio de la acción solidaria y la cooperación. “La mejor paga es una sonrisa, un gracias, el abrazo de un nuevo conocido y la intención de hacer más por los demás”, aseguró la voluntaria Jaineth Camargo.

Actualmente, hay cerca de 100 miembros activos en las 4 sedes de Uniguajira y cada semestre se abren convocatorias para recibir nuevos integrantes. Cualquier estamento universitario puede ser parte del Voluntariado, los únicos requisitos son llenar el formato de inscripción por la página web, contar con la disposición para formarse como voluntario y tener disponibilidad de tiempo para la participación de las diferentes actividades.

Alicia Polo Daza

Periodista Uniguajira.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.