Uniguajira promueve una visión humanista y rescate de los juegos y prácticas ancestrales.

Foto: Felipe y Jairo Castilla, Flickr.

Durante dos días se realizó de manera virtual desde la Universidad de La Guajira el II Foro Internacional en Juegos Ancestrales y Prácticas Corporales de los Pueblos Originarios, convocado por las licenciaturas de Educación Física, Recreación y Deportes y Etnoeducación e Interculturalidad.

El evento tuvo como finalidad generar un espacio académico, diálogo de saberes y reflexión colectiva en torno al desarrollo territorial y el buen vivir de las comunidades indígenas para el posicionamiento de los juegos, prácticas corporales y deportes ancestrales relacionados a los saberes propios de cada territorio.

En el marco del encuentro se socializaron los resultados de una diplomatura universitaria, curso de educación continua liderado por la Red Latinoamericana de Juegos, Deportes y Práctica Corporales de los Pueblos Indígenas del Foro MERCOSUR Latinoamericano para la Democratización del Deporte, la Educación Física, la Actividad Física, los Juegos Indígenas y la Recreación. Además, se presentaron nueve proyectos integradores de los participantes.

Dentro de la presentación de los trabajos finales de los estudiantes de la diplomatura se conoció el de Alexis José Iguarán Pushaina de la Universidad de La Guajira denominado Asoulajawaa: El juego de la Soula Aa’inra ayaakua saka jiitpai, quien aseguró en su disertación que “este juego es sin duda alguna un soporte de la memoria colectiva del pueblo wayuu y un medio o una estrategia para desarrollar valores individuales y colectivos”.

Añade el investigador que la Soula tuvo origen al mismo tiempo que el tejido, cuando la diosa Waleket o doncella que se convertía en araña por las noches, tejía mochilas, chinchorros y fajas con los hilos que sacaba de su boca. “Es a ella a quien se le atribuye la enseñanza a los wayuu de este ancestral arte y también del juego de la Soula”, concretó.

Docentes y directivos al cierre de la jornada.

Según el estudiante, la importancia de este juego radica en que no ha sufrido cambios en cuanto a la forma de ejecución, practica o la técnica, incluso los gestos que se realizaban para representar a los seres y objetos del entorno en épocas anteriores aún se mantiene. “Lo que ha cambiado es el material, anteriormente la cuerda era elaborada con el algodón silvestre o con la fibra del Trupillo, árbol muy común dentro del territorio, pero hoy los materiales son sustituidos por hilos de fábricas utilizados para tejer mochilas y chinchorros”, aseveró.

Por su parte Ronaldo José Navas Barrios, otro estudiante de la diplomatura por parte de Uniguajira, expuso el juego del lanzamiento de flecha con arco, una práctica cultural del pueblo wayuu cuyo nombre en wayunaiki es Achimpajawaa. La actividad se centra en la zona extrema de la Alta Guajira y la investigación es el resultado del diálogo con sabedores, niños y ancianos que tuvieron la oportunidad de practicarlo ayer y hoy.

Advierte el universitario que desde la visión wayuu se hace un recorrido desde el saber ancestral para poder llegar a la esencia propia del hombre, lo cual se representa a través del juego en el espaciocuerpomovimiento. La unión de tres palabras en un solo
cuerpo que se centra en el saber.

De otro lado la maestra Jacobsen Solano miembro de la Asociación de Deportes y Juegos Ancestrales de Panamá, presentó una disertación magistral denominada: Tejiendo con las abuelas indígenas, donde hizo énfasis en la relación y estrecha sabiduría con la gran Madre Tierra y el valor de ella para generar una conexión con los ancestros.

“Recordar que somos una comunidad cósmica y desde allí preguntarnos por qué es importante rememorar al corazón, evocar las memorias de nuestros abuelos y abuelas y lograr que esta espiritualidad nos ayude como seres humanos en nuestra vocación de reconocernos cuidadores y cuidados por la Madre Tierra. Estas perspectivas y elementos son necesarios en el camino a la educación e impulso de procesos de vida como comunidades indígenas y no indígenas en la querida Abya Yala, tierra vital, tierra de sangre”, manifestó.

Maestra Jacobsen Solano, durante su intervención.

Reitera en su análisis que desde tiempos ancestrales las abuelas resistieron a la invasión, la colonización, el epistemicidio que ocurre cuando se intenta sobreponer el conocimiento eurocéntrico sobre los saberes de las comunidades originarias. “Se intenta matar el espíritu Kuna, el de los pueblos indígenas, pero no ha sido posible por la resistencia e insurgencia de las abuelos y abuelos”, sostuvo.

Al cierre del foro se entregaron los certificados y directivos como Victor Pinedo Guerra, vicerrector de Investigación y Extensión, destacó la importancia del evento y agradeció el desarrollo exitoso del II Foro Internacional de Juegos Ancestrales, a todas las instituciones que lo hicieron posible, al apoyo del Foro Mercosur, a las entidades, ponentes y dependencia de la Universidad de La Guajira que aportaron para este proceso de formación. A las diversas etnias que se vincularon y los grupos desde Argentina, Panamá, Venezuela, México y Colombia.

Felicitó a la Facultad de Ciencias de la Educación por el gran esfuerzo para sacar adelante este diplomado, porque pese a la pandemia y el aislamiento lograron desarrollar estrategias y habilidades que permitieron mantener el contacto y generar conocimiento.

Entretanto, Pedro Aníbal Yanza Mera, vicepresidente del Foro Mercosur dijo que “este tipo de actividades nos llevan a cumplir con los principios establecidos en el Foro, destacando ese enfoque intercultural que podemos desarrollar desde América Latina y que permite defender en todas sus dimensiones la vida y la concepción del ser humano centrado naturalmente en una sociedad que posibilita la autonomía y la sustentabilidad. Esto no solamente desde la educación física, recreación y deporte sino desde los juegos ancestrales y las prácticas de los pueblos originarios”.

Anunció que seguirá apuntándole a la democratización del conocimiento, las prácticas, saberes e integración regional y la cooperación internacional.

Conviene mencionar que en la actividad, se contó con una variada agenda que contempló conferencias centrales de expertos internacionales vinculados a la Red y tutores que participaron en el proceso formativo. La moderación por parte de la Universidad de La Guajira estuvo a cargo de las doctora Yolanda Parra y la magister María Fernanda Giraldo. Además del licenciado Adrián Proni de la municipalidad Villa General Belgrano de Argentina.

Con este tipo de proyectos y procesos formativos Uniguajira reafirma su compromiso con la proyección social y su carácter de institución multiétnica y pluricultural.

Doris Cabeza Escobar 

Periodista Uniguajira

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.