El Sistema Normativo Wayuu,un ejemplo de justicia para el país a traves del palabrero.

Cátedra empezó a implementarse en la Universidad del Rosario.

Por: Betty Martínez Fajardo.


En julio de 2018, las familias wayuu de los clanes Epieyu y Aapushana, suscribieron un pacto de reparación, luego de un conflicto en hechos sucedidos el dos de junio de 2013, en el corregimiento de Aremazahin en Manaure. En la mediación participaron los palabreros German Aguilar, ya fallecido, Felipe García, y Manuel Camargo, en representación de los Aapushana y Jorge Henríquez Apshana, por los Epieyu, (QEPD). Foto: Betty Martínez Fajardo.

Nada puede llenar más de orgullo a un departamento cuando se le reconoce la valía de una comunidad indígena como la Wayuu, a través de todo su legado ancestral representado en un extenso territorio que cobija a cientos de familias que luchan por preservar su cultura en el departamento de La Guajira.

Para los wayuu nada ha sido fácil, el solo hecho que en gran parte del territorio no tengan acceso a agua potable es una muestra de sobrevivencia, de resistirse a desaparecer y de luchar porque las nuevas generaciones valoren la tierra, sus cementerios, la lengua, el tejido, pero también esa figura milenaria como es el palabrero, un agente de paz que dirime los conflictos a través de la palabra, respetando para ello los principios del Sistema Normativo Wayuu, reconocido en el año 2010 como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Precisamente, ese sistema normativo wayuu, lo valora en toda la extensión de la palabra, la Universidad del Rosario, que implementó esa cátedra la cual desarrollará en coordinación con la Junta Mayor de Palabreros y la Organización de Mujeres del Pueblo Wayuu.

Es decir, el Sistema Normativo Wayuu, se convierte en un referente de análisis en las universidades del país, en las que muy seguramente también estará la Universidad de La Guajira.

Weildler Guerra Cúrvelo, Antropólogo. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Sobre el tema, el Antropólogo Weildler Guerra Cúrvelo, explicó que los sistemas normativos indígenas poseen principios, procedimientos y reflejan valores que los orientan. 

Puntualizó, que no se trata de simples “usos y costumbres”, entendidos como actos caprichosos y banales basados en la repetición mecánica de la tradición, sino de auténticas ontologías y cosmologías amerindias que regulan las relaciones entre los humanos y entre estos y los no humanos.

Recordó, que existen unos principios básicos del Sistema Normativo o sukua´ipa Wayuu, como que toda conducta voluntaria e involuntaria que cause una afrenta moral o una lesión física debe ser compensada.

Además que la compensación debe solicitarse a través de un  pütchipü’ü o palabrero que actúa como intermediario, es decir no es juez ni un árbitro.

Precisó, que la compensación no se entrega a la víctima sino a sus parientes.

Guerra Cúrvelo, en su dialogo con este medio de información, precisó que la valoración del Sistema Normativo Wayuu, tiene que ver con reconocimiento de la experiencia y los saberes de los pueblos indígenas en el campo de la política

Además, que es una respuesta que surge de una historia particular, como una creación gestada a lo largo de siglos de guerras y conflictos prehispánicos, coloniales y republicanos.

También que es portador de una visión no patológica de las desavenencias humanas, y formula una concepción de justicia restitutiva y no punitiva.

Para el Antropólogo, Weildler Guerra Cúrvelo, el sistema normativo wayuu hace énfasis en el resultado no en la intención o mala voluntad, ej. accidentes de tránsito o ejecución accidental de un arma de fuego.

Dice que el sistema se orienta hacia la oportunidad de encontrar una compensación del daño, sin subrayar demasiado la “responsabilidad” del sujeto en términos de “gradación de intenciones o mala voluntad” y muestra una cierta insensibilidad al problema de la aceptabilidad de las pruebas para presentar in jure

A la vez que afirma que las conductas que generan las disputas no son percibidas como la “violación de un código”, sino como la “generación de un daño”.

Guerra Cúrvelo, agrega el tema central no es la decisión impuesta y fortalecida con medios de coerción, sino el consenso entre las partes.

Advierte, que el individuo no es visto de manera aislada sino dentro de un conjunto de parientes que son jurídicamente equivalentes, y que partes pierden con la disputa, pero ganan con el acuerdo y el prestigio social perdido 

El decano

José Alberto Gaitán, decano de la facultad de Jurisprudencia, de la Universidad del Rosario, expresó que la Catedra no solamente ha sido una inspiración y una meta de la facultad sino un propósito de las autoridades tradicionales.

En sus palabras, el propio rector, explicó que es la oportunidad para fomentar la producción del conocimiento, la investigación, y la documentación que se contempla en el plan especial de salvaguarda del sistema normativo wayuu aplicado por el palabrero declarado por la Unesco como figura inmaterial de la humanidad.

“Esta asignatura tiene como propósito comprender el sistema normativo wayuu,  en esa dimensión de síntesis del universo mítico histórico del pueblo wayuu como un elemento central de la preservación  de su cultura, como una forma también de propiciar su fortalecimiento  así como de servir de vehículo para la coordinación de este dialogo cultural e institucional con la academia, con las instituciones públicas del orden nacional e internacional, pero tal vez lo más importante para la promoción de la investigación y para la construcción de conocimiento sobre esta aplicación de la justicia en contexto de diversidad cultural que no han sido comprendidas del todo precisamente por las autoridades de la jurisdicción ordinaria y para profundizar en ese conocimiento de los modelos bajo los cuales se desenvuelve las relaciones entre estos sistemas en convivir y respetar sus límites y sus áreas de competencia”, agregó.

Puntualizó, que se abre una puerta que permitirá a los estudiantes y a la comunidad en general aproximarse a este sistema normativo wayuu que hace parte de la entraña de una de las culturas ancestrales más significativas del país.

“Esto ha sido posible gracias al esfuerzo del profesor Julio Cesar Gaitán, y de alguna forma al despliegue de nuestras iniciativas al 20-25 no han dado pie a construir a través de los pilares de desarrollo que hemos denominado academia integral este tipo de iniciativas y de proyectos que hoy nos llenan de orgullo”, puntualizó.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.