Adultos jóvenes, con mayores complicaciones por COVID-19.

Por: Agencia de Noticias de la UNAL

Pacientes entre los 30 y 60 años hospitalizados por COVID-19 en las unidades de cuidado intensivo (UCI) estarían presentando mayor desacondicionamiento y dificultad en su recuperación y rehabilitación, por lo que sus estancias en estos espacios también son más prolongadas.

Estos pacientes, que hoy llegan con mayor frecuencia a las salas de cuidado crítico, presentan cuadros más severos de la enfermedad, los cuales, aunque hacen sus estancias más prolongadas, mantienen el mismo nivel de mortalidad del 30 %, es decir que de cada 3 que ingresan a la UCI, 1 puede fallecer.

Así lo revela el doctor Guillermo Ruiz, director Científico del Hospital Universitario Nacional (HUN) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien manifiesta su preocupación no solo por la concurrida presencia de adultos cada vez más jóvenes en las UCI, sino por la gravedad de los síntomas y complicaciones que presentan.

Reitera además que “como sabemos, la enfermedad afecta especialmente al pulmón, de manera severa, causando un síndrome de dificultad respiratoria aguda, pues los alvéolos se llenan de líquido y material inflamatorio en vez de aire. Esto lo estamos observando de forma más grave en los pacientes jóvenes”.

Según el doctor Ruiz, esto puede obedecer a que, por la misma juventud, el sistema inmunológico muestra una respuesta más agresiva a la infección del virus produciendo una serie de sustancias que terminan dañando el propio organismo, algo que puede ser más intenso que en los pacientes de edad más avanzada”.

Como las reservas fisiológicas de los pacientes es mayor, estas complicaciones hacen que sus estancias en hospitalización y UCI sean más prolongadas, lo que disminuye la probabilidad de usar más veces una cama para diferentes pacientes en determinado tiempo, lo que afecta aún más la disponibilidad para pacientes COVID y no COVID.

“Los hospitales que tienen servicios de urgencias terminan hospitalizando y entubando pacientes en esas salas, o en áreas de reanimación, porque no hay disponibilidad de camas de UCI”, señala el especialista de la UNAL.

Actualmente el HUN cuenta con 72 camas UCI, 47 para pacientes COVID –que están al 100 % de su ocupación– y cerca de 25 para pacientes no COVID. “En la UCI no COVID ya tenemos una ocupación del 96 %, y allí también estamos recibiendo pacientes COVID subagudos, es decir que ya llevan más de 3 semanas en hospitalización”, subraya el docente.

Adultos jóvenes en las UCI

Durante este tercer pico, que cada vez se ve más prolongado, los pacientes jóvenes –entre los 30 y 60 años– son los que más están requiriendo servicios de hospitalización y atención en UCI, ya que con frecuencia presentan cuadros más severos de la enfermedad, por lo que requieren intubación, ventilación mecánica y otras medidas de soporte.

Según el doctor Ruiz, esta concurrencia se debería en parte al proceso de vacunación que aún no ha llegado a esta población, y también a las marchas y movilizaciones sociales que cumplen más de un mes en el país, pues allí no siempre se usa el tapabocas, no se mantiene un correcto distanciamiento y no hay un lavado recurrente de manos.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.