El teatro Aurora un bien cultural de Riohacha que se niega a desaparecer.

Por: Betty Martínez Fajardo.

En esta imagen se observa en todo su esplendor los detalles que engalanaban el teatro Aurora de la ciudad de Riohacha. Esta edificación de estilo Art Decó, construida en los años 40 fue una de las obras emblematicas que dio inició al desarrollo cultural de la ciudad. Foto cortesía tomada del facebook de Alex Orlando Monsalve, grupo público fotos antiguas de La Guajira.

Pensar en el teatro Aurora, es remontarse a lo hermosa que es la vida cuando desde una silla puedes observar la inmensidad del cielo, la luminosidad de la luna y las estrellas, un privilegio que puede heredar esta nueva generación  si se logra restaurar ese bien de interés cultural.

Se trata de un teatro al aire libre, que marca la historia de Riohacha, que se resiste a desaparecer, y que mantiene su estructura al pasar de los años.

Ese bien cultural de carácter departamental,  representa a la arquitectura Art Decó, que surgió  como contrapunto a la Art Nouveau, pero es más bien una evolución de ese estilo, aderezada de Cubismo, Futurismo, Constructivismo,  Racionalismo de la Escuela Bauhaus e inspirada en las máquinas de la época.

Fachada actual del teatro Aurora. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Se considera además como la arquitectura más representativa que se encuentra en la Costa Caribe Colombiana,  que llegó importada de Europa.

El teatro fue inaugurado el dos de febrero de 1.940, bajo el liderazgo del empresario Nicolás Abuchaibe, y dirigido por Enrique Aarón.

En  el 2004 el concejo municipal lo declaró bien de interés público para facilitar la adquisición del inmueble privado con recursos públicos y en el 2007 la Asamblea Departamental autorizó al gobernador para celebrar el contrato de compraventa, operación que se concretó con el dueño del inmueble Marcos Bolaños, lo que permitiría el camino para su restauración.

En el año 2017, el Consejo Departamental de Patrimonio Cultural de La Guajira, en sesión extraordinaria declaró el Teatro Aurora como un Bien de Interés Cultural de carácter departamental.

Con el paso de los años el teatro Aurora se deteriora, urge su restauración y dotación. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Hoy el teatro Aurora, sigue cerrado, deteriorándose con el paso de los años, pero que se convierte en vista obligada para quienes llegan a la Plaza Padilla, a la Catedral Nuestra Señora de los Remedios y la Alcaldía, en un dejo de silencio esperanzada en que alguien de buen corazón se apiade y la rescate de la indiferencia de quienes pueden darle una mano para que se reponga.

El teatro Aurora es la historia de Riohacha, fue uno de los  sitios de privilegio de varias generaciones que se recrearon con las películas del lejano Oeste, del  humor mexicano con  las series de Mario Moreno, “Cantiflas”, las de orden romántico como lo que “El Viento se llevó” junto con  El “Derecho de Nacer”, protagonizada por Jorge Mistral quien interpretó el papel estelar del doctor Robertico Limonta, la de Artes Marciales muy apetecidas como el famoso KungFu,  y para la época de Semana Santa el Mártir del Calvario,  cuyo protagonista estrella era el famoso actor ya fallecido Enrique Rambal.

También de películas del país de  México, interpretada por  grandes músicos como Antonio Aguilar, Miguel Aceves Mejía, Pedro Infante, y Javier Solis, entre otros.

En ese emblemático sitio de la ciudad,  se realizaron varias presentaciones en vivo de orquestas y músicos internacionales  entre ellos el recordado Daniel Santos, cantante de la Sonora Matancera, y la pianista riohachera Sofy Martínez.

Los años sesenta y setenta se considera como la época gloriosa del Teatro Aurora, y películas icónicas en cintas de 35 milímetros, fueron exhibidas como Tiburón, Fiebre de Sábado por la Noche y Brillantina, interpretada por el inolvidable Jhon Travolta y Olivia Newton Jhon. 

El Aurora, fue también el espacio para los enamorados, donde se daban cita quienes mantenían un romance a escondidas.

Esta imagen renderizada muestra lo que sería la restauración del teatro Aurora, en el proyecto que trabajo el arquitecto Germán Ayarza, una autoridad en restauración de teatros. Foto cortesía, Weildler Guerra Cúrvelo.

El proyecto

Cuando el Antropólogo Wilder Guerra Cúrvelo,  llegó al Palacio de la Marina, como gobernador encargado, de inmediato pensó en el Teatro Aurora, y encargó al Arquitecto Alcibiades Zambrano López, quien era el Director de Vivienda para que trabajara el proyecto de restauración y dotación con el objeto de lograr su financiación con recursos de regalías a través de los famosos Ocads.

Para ello, el propio Ministerio de Cultura, recomendó a la administración departamental que se apoyaran en el arquitecto German Ayarza, una autoridad en restauración de teatros, quien dedicó su tiempo a estructurar el proyecto.

“Rechacé  proyectos que había en la gobernación para  su demolición por una firma barranquillera que proponían hacer una réplica. Eso no es restauración”, expresó en su oportunidad el ex gobernador.

Dos semanas después de su salida de la gobernación, German Ayarza, terminó el proyecto y lo entregó formalmente al Ministerio de Cultura, y Edwin Fernández, funcionario de ese Ministerio, llegó en dos oportunidades a la gobernación de La Guajira y no fue posible que funcionario alguno lo atendiera.

Cuenta Guerra Cúrvelo, que se contaban con 15 mil millones de pesos recursos de regalías, para invertir en la restauración y dotación del Teatro Aurora, para lo cual se presentaría el proyecto al Ocad Departamental.

Es decir, a su salida el proyecto del Teatro Aurora, quedó sin dolientes, pero la infraestructura sigue altiva reclamando lo que se merece.

El arquitecto Alcibíades Zambrano López, le contó a esta periodista que el teatro Aurora es tal vez uno de los pocos en el país al aire libre, y esa característica se mantiene en el proyecto porque fue lo que más impacto en el reconocimiento técnico, arquitectónico y también en la sensibilidad del restaurador.

“Nunca se pretendió a través de la restauración eliminar esa condición,  si bien se necesita que tenga una seguridad ante la intemperie,  para ello se le diseño una cubierta movible que se abriera mecánicamente, el reto es la  restauración no es demolerlo”, dijo.

La imagen muestra la silleteria del palco en el segundo nivel y al fondo la sala de proyección. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Recordó, que el Teatro no se ha caído, presenta actualmente los daños en la ranura central, en el área de habitación y donde estaban las máquinas,  pero si se encuentran en un proceso de deterioro que se puede restaurar todavía a la fecha, e impactar de la menor forma la estructura.

“Hay posibilidades de remoción, pero bajos los parámetros mínimos, es respetar desde todo punto de vista el diseño original del Teatro”, agregó.

Dijo,  también que se hicieron pruebas de pintura y se llegó a la original, además que se cuenta con los estudios  arquitectónico y estructural.

No se puede olvidar a la Fundación Teatro Aurora, conformada hace 20 años  por un grupo de personas, quienes dieron la pelea para lograr que la administración departamental comprara el teatro, objetivo que que se concretó y que era indispensable para que se pueda restaurar con recursos públicos.

El teatro Aurora, es de los pocos bienes culturales que le  queda a la ciudad de Riohacha, y desde estas letras llamamos la atención del gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, para que asuma como suyo el proyecto de restauración y dotación del inmueble, especialmente porque cuenta con el aval del Ministerio de Cultura, también del alcalde del Distrito para que se interese en el tema y aunando esfuerzos al final del mandato puedan dejarle este aporte a quienes habitan esta ciudad del caribe colombiano.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.