El adios al Palabrero de la radio.

Por: Betty Martínez Fajardo.

Cementerio central donde fue sepultado el periodista Enrique Herrera Barros. Foto: Betty Martínez Fajardo.

El cementerio central de Riohacha, acogió el cuerpo sin vida del palabrero de la radio, de Iquechon de mama, de Enrique Camilo Herrera Barros, quien murió en la clinica Cedes, por un infarto que sufrió luego de haber superado el virus del Covid-19.

Su inesperada muerte llegó en el momento menos esperado, porque Enrique logró ganarle la batalla al Covid-19, no solo por los esfuerzos del personal médico de la clinica Cedes, sino por las oraciones de todos los guajiros que pedían por su recuperación y el amor de su familia que no logran entender que pasó, pero como dice Ocha su esposa, su confidente, su todo, asi lo quizó el Señor.

Pero si algo duele es que sus imnumerables oyentes no pudieron acompañarlo a su última morada, no lograron verlo por ultima vez vestido con su guayabera, su sombrero wayuu y su mochila, porque un virus que lo atacó pero que él venció no lo permitió.

Su cuerpo fue recibidido por sus hijos, el carro funebre lo llevó hasta su residencia de siempre de donde salió luego de informar a sus oyentes que estaba enfermo por Covid-19, alertando asi a quienes tuvieron contacto con él para que se hicieran la prueba.

Allí en su casa lo esperó Ocha, ella guardaba la esperanza que regresara para cuidarla como siempre lo hizo, para guiar a sus hijos labor que nunca dejó, para disfrutar de sus nietos, para preparar su programa radial «Guajira Siempre», y para disfrutar de su jardín, pero Enrique llegó dormido para despedirse de lo que más amó en su vida su familia.

Todo fue muy rápido, lo cierto es que a Enrique se le queda debiendo el pésame, ese que el siempre cumplió cuando falleció algún familiar, amigo o conocido, se le debe el haberlo acompañado en su sepelio que seguramente hubiese sido multitudinario, y en la santa eucaristía presencial en la catedral Nuestra Señora de los Remedios.

El carro fúnebre recorrió algunas de las calles que Enrique siempre caminó, y lo llevó hasta el cementerio acompañado de la banda de músicos del tradicional centro de la ciudad, allí estaba Sonia, esperando en la puerta para autorizar la entrada solo a sus hijos, los demás lo acompañaron en la distancia por aquello del Covid-19.

Pero para fortuna de Ique, las redes sociales fueron su compañia, cada amigo, cada conocido, cada oyente, logró expresar su sentimiento de pesar por su partida al más allá.

«El no poder despedirte, ni darle un abrazo a los tuyos, duele tanto como tu partido», expresó el lider social, Victorio Pérez.

«Es prácticamente un duelo sin elaborar. La muerte de por si es un evento doloroso, pero en estas circunstancias se sufre mucho más por la impotencia de un duelo inconcluso», manifestó José Luís Oñate.

«Esto es lo más doloroso de este proceso, no poder abrazar, acompañar, no poder dar el ultimo adios… que tristeza», dijo Bertica M. Toro.

«Un defensor permanente pierde La Guajira, un hombro probo quien escribió su propia historia», Jorge Juan Orozco Sánchez.

«No he conocido a nadie que quisiera tanto a La Guajira como Ike, un soñador de esta tierra a quien siempre le deseo lo mejor», Mauricio Ramirez.

«Vuela alto, Ike. Nos quedamos con tu buen humor, tus consejos, tus anécdotas, tus ganas de hacer de La Guajira un departamento desarrollado, tu conocimiento impecable de nuestra historia, tu periodismo y el haber compartido contigo. Mi solidaridad con tu familia», Nelson Rodolfo Amaya.

«Si hay alguien que nunca necesitó presentación fue Enrique Herrera. Su inigualable voz y su peculiar forma de contar las noticias hacen parte de la historia del periodismo en La Guajira. Ike deja una huella imborrable en las personas que tuvimos la dicha de conocerlo», María Cristina Soto, Representante a la Cámara.

«Lamentamos profundamente la muerte del periodista Enrique Herrera Barros, padre de nuestra directora de Cultura departamental, y quien con su voz siempre llenaba los espacios con ideas de desarrollo para La Guajira», Nemesio Roys, gobernador.

«Lamentamos profundamente el fallecimiento de nuestro palabrero de la radio, fue un icono de lucha por el pueblo», José Ramiro Bermúdez, alcalde de Riohacha.

«Cuanto de vamos a extrañar Ike. Tus llamados de atención, tus regaños, tus consejos…tus sueños de convertir a nuestro departamento en una mejor región. Aún recuerdo el último día que hablamos y me dijistes que te sentías muy bien. Dejas un dolor muy grande en todo. Gracias por tanto», Alfredo Deluque Zuleta, Representante a la Cámara.

En tanto el Comité de Belleza de La Guajira, a través de un comunicado de prensa, lamentó el deceso del ex-Presidente Enrique Camilo Herrera Barros, quien en vida y por varios años llevó su legado a la Heroica Cartagena para difundir la belleza de La Guajira para Colombia y el mundo.

«No solo deja huella en el trajinar de nuestro Comité, como también en la lucha permanente por el mejoramiento de todos los aspectos de desarrollo de nuestra Riohacha y Guajira en |general, a quien le demostró un amor incondicional lo cual le mereció el respeto y aprecio de todos los que tuvimos la oportunidad de conocerlo, de disfrutar de sus diarios comentarios altruistas; en su programa GUAJIRA SIEMPRE, resalto sus meritorios principios morales y expreso sus sueños ambiciosos de una mejor Guajira que él conocía profundamente. Extrañaremos el cálido y espontaneo abrazo fraternal de un verdadero amigo», expresaron.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.