Autoridades investigan muerte de menor de 12 años cuyo cuerpo apareció calcinado en resguardo indígena de Caicemapa.

La menor desapareció cuando regresaba a su casa en la comunidad de Madre Vieja. Se ofrecen 20 millones de pesos como recompensa a quien entregue información del hecho.

Neylis Johana, una niña de 12 años no logró regresar a su casa la tarde del sábado, porque en el camino encontró la muerte.

La menor atendiendo un mensaje de su mamá, salió de la comunidad de Madre Vieja en el resguardo de Caicemapa en Distracción, pasada las doce del mediodía del sabado 14 de noviembre a casa de otra persona cercana a la familia, donde alimentó a unos pollos ubicados en un galpón.

Las horas fueron pasando, y solo después de las siete de la mañana del día siguiente, la madre de la menor reportó su desaparición a la Autoridad Tradicional del Resguardo Indígena de Caicemapa, quien de inmediato alertó el caso e inició la búsqueda acompañado de varias personas de la comunidad.

 “La última persona que ella visitó dice que salió tipo cinco de la tarde y seis,  entre claro y oscuro cuando decidió regresar a casa pero nunca llegó”, relató a TuuPutchika, Carolina Pérez, Gobernadora del Resguardo de Caicemapa.

La líder expresó que pasada las siete de la mañana del domingo,  recorrieron el territorio y lo primero que encontraron fue una de las chancletas que calzaba la niña, y huellas como si la hubiesen arrastrado.

El cuerpo de la menor fue hallado calcinado en la montaña de la comunidad de Madre Vieja,  muy cerca a unas cenizas, de acuerdo al primer reporte de los agentes de Policía y del Ejército, quienes participaron de la búsqueda.

 “Lo que se lograba observar eran como unos huesitos quemados, y había algo como si hubieran cavado y tapado, entonces eso nos alarmó mucho de que coincidencialmente  estuviéramos buscando a la niña y estuvieran el tema del huesito, nos llamó la atención y alertamos a las autoridades que hicieran el ingreso al resguardo para que verificaran si estaba parte del cuerpo ahí”, dijo la líder wayuu.

La  mamá de Neylis Johana Salas Navarro, es una extranjera,  quien llegó al resguardo hace 12 años con su pequeña donde fue acogida por la comunidad, allí  creció  aprendiendo los usos y costumbres de la cultura wayuu de la mano de otros ocho hermanos.

La Gobernadora del Resguardo, Carolina Pérez, le solicitó a la comunidad colaborar con los investigadores que llevan el caso,y denunciar si tienen alguna información que pueda ayudar a esclarecer el horrendo crimen.

“Este es un hecho atroz, que no puede quedar en la impunidad porque se trata de una menor de nuestra comunidad”, dijo.

Entrevista Carolina Pérez – Gobermadora de Caicemapa

Recompensa

El gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, quien lamentó lo sucedido a la menor, pidió a la Fiscalía capturar a la persona o personas responsables del hecho.

Precisó, que unido a la voz de la comunidad espera que el caso no  quede en la impunidad.

En un consejo de seguridad, se determinó por parte de la administración departamental, aportar la suma de diez millones de pesos como recompensa que se suma a otros diez de la administración municipal de Distracción para un total de 20 millones, a  quien entregue información que permita la captura de los responsables de la trágica muerte de Neilys Johana.

En tanto, la comunidad del Resguardo de Caicemapa, marchó hasta el municipio de Distracción exigiendo justicia y solicitando a las autoridades la captura de los responsables de tan atroz hecho.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.