Gerente de Fronteras advierte que La Guajira es un sitio de acogida para los migrantes.

Por: Betty Martínez Fajardo

Lucas Gómez García, Gerente de Fronteras. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Los migrantes de Venezuela llegaron para quedarse en Colombia.

El nuevo gerente de Fronteras, Lucas Gómez García, tiene claro que el corregimiento de Paraguachon en La Guajira, es una frontera viva con un espíritu de hermandad que se sostiene a pesar de las difíciles relaciones entre los gobiernos de Colombia y Venezuela.

En su primera visita al territorio después de su posesión, ratificó el mensaje de apertura del gobierno colombiano a los hermanos venezolanos por las dificultades políticas y económicas que viven en su país.

Recordó, que Colombia hoy está viviendo la misma lógica que Venezuela  hace muchos años,  cuando cientos de compatriotas llegaron en busca de trabajo.

“Ahora estamos viviendo la misma lógica con algo que es más significativo,  porque las oportunidades que genera el régimen para los venezolanos son ninguna, el hecho que pasen la frontera es casi una responsabilidad que tenemos y que tienen una implicaciones como nos preparamos como trabajamos”, dijo.

Sobre la situación,  planteó dos elementos importantes,  primero es que el país no está solo para atender la migración,  porque se cuenta con la cooperación internacional, en donde La Guajira ha sido uno de los departamentos más beneficiados.

Además,  que es necesario trabajar con las comunidades de acogida para evitar la xenofobia y poder integrar así a los migrantes desde todas las perspectivas

De manera expresiva, aseguró que el migrante venezolano está en Colombia para quedarse,  no viene pensando en que se va a regresar,  más allá de la migración pendular que todos conocen  y que siempre ha estado presente entre los dos países.

De acuerdo a su experiencia, el Gerente de Fronteras Lucas Gómez, advierte que los migrantes que están llegando al  territorio se quedaran porque la situación en Venezuela no va a cambiar,  y  si llegase a cambiar se necesitará mucho tiempo para que recupere los estándares de hace 20 años.

Lo segundo,  es que las poblaciones que a veces están tan golpeadas y  sus  municipios no tienen la capacidad de atender a los migrantes, requieren entonces  más apoyo del gobierno nacional, que se traducen en   recursos y gestión de proyectos.

“No veamos sistemáticamente la migración como un problema sino como una oportunidad”, dijo.

Manifestó,  que es claro que existe una presión muy grande en los temas de salud y educación,  porque la ciudadanía siente que todos los recursos son para los migrantes por lo que es necesario una visión estratégica para atender la situación.

El gerente de Fronteras, Lucas Gómez, visitando la fería agroempresarial realizada en el municipio de Maicao.

Indígenas retornados

Una de las dificultades que se vive en La Guajira por el proceso de migración,  es la situación de los indígenas wayuu que están retornando a sus territorios.

“Estamos encontrando población wayuu que migró a Venezuela, se instaló en ese país,  dejo sus tierras que fueron ocupadas por familiares u otras personas de su comunidad,  y que ahora ejercen un derecho histórico que tienen sobre el territorio lo que está generando conflicto al interior de las comunidades”, explicó.

Precisó que esa situación que preocupa al gobierno nacional, se debe trabajar  de la mano de las autoridades legítimamente reconocidas del pueblo wayuu,  para encontrar una solución concertada.

“Tenemos que buscar una solución en el mediano y largo plazo, a través de la palabra, del dialogo y no con imposiciones”, dijo.

Para ello, indicó se hará acompañar del Ministerio del Interior y de las Secretarias de Asuntos Indígenas, teniendo en cuenta la particularidad de la situación.

El gerente de Fronteras, Lucas Gómez, en reunión con líderes del corregimiento de Paraguachón.

Soberanía

En su diólogo con TuuPutchika, el Gerente de Fronteras, Lucas Gómez, reiteró que el flujo migratorio continúa  a pesar del cierre de la frontera en los pasos legales,  y también por los  ilegales que se presentan por las famosas trochas.

Explicó que esa situación obedece a varias razones entre ellas porque del otro lado de la frontera la situación no está fácil, y la pandemia no permitió que mejorara la situación en Venezuela.

Dijo, que Colombia actualmente está mucho mejor que Venezuela,  y por tanto es un territorio que atrae a los migrantes.

Precisó, que la opción que le queda a cientos de familias venezolanas es atravesar la frontera a como dé lugar,  incluso poniéndose en peligro ellos mismos como está sucediendo por la presencia de algunas  estructuras criminales que quieren apoderarse de la frontera.

En ese sentido, puntualizó que el gobierno nacional hace  todo lo necesario con la  Policía Nacional y el Ejército, para enviar un mensaje en el sentido que Colombia protege a sus fronteras y que ninguna estructura criminal está por encima del Estado.

“No es fácil,  tenemos más de 2 mil cien kilómetros de frontera con Venezuela en una geografía muy compleja,  cuando hacemos un operativo en un lado sale otro, pero estamos trabajando y el presidente ha dado la instrucción de toda la contingencia del Estado para proteger nuestras fronteras y los ciudadanos colombianos”, advirtió.

Agregó, que a pesar de la pandemia en La Guajira y en especial en el municipio de Maicao, ha mejorado la atención al migrante razón por la cual se deben redoblar esfuerzos para controlar los pasos  ilegales,  y enviar un mensaje a los venezolanos que quieran atravesar la frontera que sigue cerrada,  y a las estructuras criminales que quieren aprovecharse y apoderarse de la frontera decirle que la frontera es del Estado Colombiano.

“Esta es  una frontera muy porosa,  permeable, en donde Colombia ejerce soberanía, tenemos que trabajar con mucha contundencia, para demostrar que la soberanía del Estado Colombiano no está en entredicho”, manifestó.

Agregó, que es un gerente en región, en donde lo más importante es  la gente que está viviendo en carne propia las dificultades, y quienes con el tiempo han entendido que deben integrar a esas familias que llegan en busca de trabajo y comida.

“Es muy importante que se sientan escuchados, trataré de estar con ellos cada vez que llegue a La Guajira”, puntualizó.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.