Relator de la ONU solicitó a Colombia proteger a la comunidad indígena de Provincial contra contaminación de la mina El Cerrejón.

David R. Boyd, Relator Especial Derechos Humanos y Medio Ambiente.

David R. Boyd, Relator Especial sobre los Derechos Humanos y el Medio Ambiente de la ONU, solicitó a Colombia suspender algunas de las operaciones en una de la mayores minas de carbón del mundo porque está dañando gravemente el medio ambiente y la salud del pueblo indígena más numeroso del país que la vuelve más vulnerable por el Covid-19.

«Hago un llamado a Colombia para que implemente las directivas de su propia Corte Constitucional para proteger a la vulnerable comunidad Wayúu del resguardo indígena Provincial contra la contaminación de la enorme mina El Cerrejón y en contra de COVID-19», dijo David Boyd, Relator Especial de la ONU sobre derechos humanos y el medio ambiente.

«Al menos durante la pandemia, las operaciones en el sitio de Tajo Patilla, cerca del resguardo indígena de Provincial, deberían suspenderse hasta que se pueda demostrar que sea seguro».

Explicó que  respirar aire contaminado y no tener acceso a suficiente agua limpia pone a la gente en mayor riesgo de enfermarse, dijo Boyd, añadiendo que, durante la pandemia de coronavirus, esto puede volverse una amenaza mortal.

 «La ciencia está clara; las personas que viven en zonas que han experimentado los niveles más altos de contaminación del aire – como la de los alrededores de la mina El Cerrejón – se enfrentan a un mayor riesgo de muerte prematura por COVID-19», dijo.

Advierte el Relator en el documento, que a  pesar de una orden judicial del pasado diciembre que ordenaba a las autoridades colombianas y a los propietarios de la mina El Cerrejón que mejoraran la calidad del aire y redujeran los daños de la mina a los residentes, no se ha hecho lo suficiente para proteger a los miembros de la comunidad Wayúu en el resguardo indígena de Provincial.

El Tribunal determinó que la empresa había perjudicado la salud de los residentes del resguardo indígena de Provincial al contaminar el aire, el agua y la vegetación, así como por el ruido y las vibraciones de la minería.

Los residentes que viven cerca de la mina, en particular en el resguardo indígena de Provincial, sufren dolores de cabeza, molestias nasales y respiratorias, tos seca, ardor en los ojos y visión borrosa como resultado de la explotación minera a cielo abierto que se lleva a cabo las 24 horas del día, los siete días de la semana, utilizando maquinaria pesada y explosivos. Las explosiones hacen que las casas se sacudan y propulsen el polvo de carbón al aire, al agua y al suelo.

La minería y el transporte a lo largo de las vías férreas, también propiedad de la empresa, emiten partículas finas llamadas PM 2,5, invisibles para el ojo humano. Este contaminante puede causar asma, enfermedades respiratorias, enfermedades cardíacas, hipertensión y cáncer, daños en la piel y los ojos, abortos y nacimientos prematuros, pero sólo se empezó a medir en 2018, después de que la mina ya había estado en funcionamiento durante 35 años.

En el documento, el relator indica que la mina Cerrejón es también el mayor contaminador de agua de la región. La compañía no sólo desvía y utiliza un gran número de arroyos y afluentes, sino que también vierte agua contaminada con metales pesados y productos químicos.

En respuesta a esto, la compañía ha ayudado a llevar agua a los residentes, pero Boyd dijo que la contaminación del agua había negado a las comunidades de acceso al agua potable en primer lugar.

«Esto ha hecho que la comunidad Wayúu dependa más de la fuente alternativa de agua y las ha dejado más expuestas al riesgo de COVID-19», dijo.

 «Es absolutamente vital que Colombia proteja los derechos de los pueblos indígenas a la vida, la salud, el agua, el saneamiento y a un medio ambiente seguro, limpio, sano y sostenible, deteniendo la minería cerca de la reserva Provincial hasta que pueda hacerse segura». “Exhorto además a la empresa minera a que aumente sus esfuerzos para evitar que se produzcan más daños a las personas y también a que garantice que quienes hayan sufrido un impacto negativo tengan acceso a un remedio eficaz».

Claudia Bejarano – Presidenta Cerrejón

La empresa

Cerrejón observa con preocupación las afirmaciones de Relatores Especiales de Naciones Unidas llamando a la suspensión de la operación en el área cercana a la comunidad indígena de Provincial. La Empresa también recibió una carta de estos Relatores el 9 de septiembre y tiene toda la voluntad de responder en el plazo de 60 días definido por los Relatores en su solicitud, la cual vence el 7 de noviembre, para suministrar hechos adicionales para su consideración.

 Cerrejón está comprometida con desarrollar una operación respetuosa del medio ambiente y los derechos de los trabajadores y comunidades vecinas y hacemos esfuerzos permanentes para mejorar en los procesos de debida diligencia que buscan identificar, prevenir y mitigar los impactos generados por nuestra operación, y de compensarlos cuando es necesario. Este compromiso se formaliza tanto en nuestra política de Derechos Humanos, publicada por primera vez en 2005 y reformulada en 2011 para alinearse con los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Empresa y Derechos Humanos (PRNU), como en la Política de Gestión Social.

Cerrejón es respetuosa de los fallos judiciales y los cumple. Esto incluye la sentencia T-614 la cual nos ha requerido implementar nuevas y mejores medidas para mejorar la calidad del agua, el aire, disminuir niveles de ruido, olores y vibraciones con el fin de evitar afectar la salud y tranquilidad de la comunidad de Provincial. 

A pesar de las limitaciones generadas por la pandemia del COVID-19 y por la suspensión de las operaciones de Cerrejón debido a la huelga convocada por el sindicato Sintracarbón, a la fecha hemos avanzado en el cumplimiento de la sentencia, incluyendo el fortalecimiento de las medidas para reducir las emisiones de polvo.

Estas medidas fortalecerán el sistema de gestión ambiental de Cerrejón, certificado bajo la norma ISO 14001, el cual cuenta con medidas para reducir el material particulado como el riego de vías con agua de baja calidad no apta para el consumo humano o uso agrícola, el uso de barreras y de una red de cañones de niebla sobre tajos y botaderos y la aplicación de una red de monitoreo del aire en tiempo real que mide PM10 y PM2.5 a partir de monitoreos en 16 estaciones (once en la mina, dos en la línea férrea y tres en Puerto Bolívar). Como referencia, Bogotá cuenta con 15 estaciones de monitoreo. 

Cerrejón mantiene un diálogo fluido, constructivo y respetuoso con la comunidad de Provincial, la cual ha expresado su deseo de mantener un diálogo directo con la Compañía para el cumplimiento de las sentencias, así como para el cumplimiento de acuerdos previos con esta comunidad y otros proyectos para mejorar las condiciones de vida de las familias. Adicionalmente, mantenemos el relacionamiento con las autoridades y las mantenemos actualizadas de estos procesos.

Durante la pandemia del COVID-19, Cerrejón ha trabajado incansablemente para suministrar apoyo a Provincial y otras comunidades con la entrega de más de 20 millones de litros de agua, más de 50.000 mercados con alimentos y elementos de higiene, la entrega de más de 400 equipos médicos y 100.000 insumos hospitalarios, incluyendo la entrega de tres ventiladores mecánicos, y la donación del primer laboratorio con capacidad de realizar pruebas PCR para la detección del COVID -19 y otras enfermedades en la región.

Además de mantener un relacionamiento respetuoso con la comunidad, el Gobierno y otras partes interesadas incluyendo a ONG e instituciones internacionales, Cerrejón enfatiza nuevamente su voluntad de sostener un diálogo constructivo con los Relatores. Estaremos enviando información detallada en respuesta a sus preocupaciones en el plazo establecido y los invitamos a consultar también con la comunidad y el Gobierno Nacional de manera directa, con el fin de conocer sobre nuestra operación en mayor detalle.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.