Las ventas en La Guajira han disminuido en más de un 50%.

Una encuesta realizada por la Cámara de Comercio de La Guajira, a 415 empresarios, revela las graves afectaciones ocasionadas por el Covid-19 al sector comercial.

Los resultados de la encuesta evidencian las afectaciones ocasionadas
por la COVID-19 en temas como la disminución en las ventas (71%), el
insuficiente flujo de efectivo (23,3%), el alto nivel de endeudamiento
(18,6%), las dificultades de abastecimiento (14%) y el ausentismo laboral
(4%), porcentajes que corresponden al total de empresarios
encuestados.

Al mes de agosto del 2020, el 66% de los empresarios encuestados
afirmaron que sus unidades productivas están operando parcialmente
debido a las regulaciones impuestas por el Gobierno Nacional y
municipal para el control de la pandemia, otro 22% afirma no estar
operando y tan solo un 12% manifiesta operar con normalidad.

Como consecuencia, el 36,1% de los empresarios se han visto en la necesidad de reducir su planta de personal, de este porcentaje el 16,7% de las empresas del departamento han disminuido sus empleados en más del
50%, el 12,7% redujo hasta un 25% y el 6,7% entre el 25 y 50%.

Al hacer un comparativo con el mismo período del año anterior, el 60,9%
de los empresarios manifestaron que sus ventas han disminuido en más
del 50%, un 20,8% considera que bajaron entre 25% y 50% y el 11,5%
afirmó que bajaron entre el 1% y 25%. Así mismo, un 4,5% de los
encuestados manifestaron que sus ventas se han mantenido igual y el
2,3% ha presentado incremento durante el período.

A pesar que desde el mes de mayo se iniciaron las aperturas graduales
en algunos sectores y que actualmente la mayoría de ellos está
operando nuevamente, el 65,3% de los encuestados señalan que la

dinámica de las ventas en este período ha sido regular, el 20,5% la
calificó como mala, el 11,8% como buena y el 2,3% señaló que ha sido
excelente.

Indagando sobre las tácticas que los empresarios han puesto en marcha
para hacer frente a esta situación y emprender nuevas estrategias en “la
nueva normalidad”, el uso de las redes sociales (28,4%) ha sido la
principal herramienta para ventas durante la crisis por la COVID-19.

Por otra parte, un 16,3% implementó ventas en línea, un 15,3% ofreció
nuevos productos o servicios, el 6,6% implementó o mejoró su página
web, el 3,9% hizo apropiación de herramientas para la transformación
digital, y el 4,9% implementó otras medidas. Sin embargo, el 44,4% de
los encuestados señalan no haber implementado ninguna acción al
respecto, lo que conlleva a limitaciones en los procesos de reinvención
en el sector productivo durante la coyuntura actual.

Al preguntarle a los encuestados sobre el acceso a beneficios de los
programas dispuestos por el Gobierno Nacional para asistencia del
sector empresarial durante la emergencia por la COVID-19, sólo el 9% de
los estos, ha recibido alguno de estos apoyos.

Los principales beneficios a los cuales han accedido son el subsidio de nómina con 4,6%, la ampliación de plazos en el pago de impuestos con el 1,5%, disminución en los aportes de seguridad social con el 1,2% y créditos especiales con el 1%.

También se pudo establecer que el 66,3% de los empresarios, no
han solicitado ninguno de los beneficios del gobierno; el 11,1% indicó
que los trámites le parecen engorrosos, un 8,8% manifestó que le fue
rechazada la solicitud, un 7,5% dijo que no cumplían con los requisitos,
el 2,6% no conoce sobre los beneficios y un 3,6% no ha accedido por
otros motivos.

Y finalmente, los empresarios revelan que hay muchas oportunidades de
mejora frente al apoyo o las acciones que han sido ejecutadas por el
Gobierno Municipal para dar manejo a la pandemia por el Covid-19,
pues tan solo el 39,71% de los empresarios califican como buena la gestión realizada en la implementación de las medidas y controles.

Mientras que 37,8% manifestó haber sido regular, el 18,66% mala y el
3,83% excelente.

El informe complementa los anteriores análisis realizados por la
cámara de comercio sobre el impacto de la COVID-19 en la economía,
ventas, abastecimiento y estabilidad del sector empresarial de La
Guajira. Teniendo en cuenta este panorama más cercano a la realidad
actual, es momento para revisar las acciones encaminadas a acompañar
y fortalecer las reaperturas de las empresas.

“Es importante poner en marcha un plan de reactivación para recuperar
los empleos que se han perdido (16 mil empleos en Riohacha) y
proponer otras alternativas de creación de puestos de trabajo y
generación de ingresos.

Las inversiones en obras públicas y el fortalecimiento de las cadenas productivas de los sectores con más dinámica empresarial como el turismo son acciones que impactarían positivamente la reactivación económica” indicó Álvaro Romero Guerrero, Presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de La Guajira.

Romero Guerrero añadió que: “Es urgente la reactivación de la economía
del departamento y su ciudad capital que concentra el 38% de las
empresas. Reiteramos sobre las propuestas de esta organización
gremial para acelerar la inversión pública, promover la formalización y la
sostenibilidad de las empresas formalizadas, acelerar la transformación
digital y crear líneas de créditos especiales, entre otras acciones que
contribuyen a la reactivación empresarial.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.