Sostenibilidad Fiscal y Gobernanza, condición necesaria para el desarrollo de Riohacha.

Por: Centro de Pensamiento Guajira 360°.

En el marco de la celebración de los 475 años de poblamiento de Riohacha se presentaron diversos planes e iniciativas de proyectos para cambiar la historia de la ciudad. Una de las mejores noticias fue el anuncio del alcalde José Ramiro Bermúdez de adoptar, el Plan de Acción: Riohacha Sostenible 2035 del programa de Ciudades Sostenibles y Competitivas de Findeter, como hoja de ruta de largo plazo para la ciudad.

Este documento de planificación reconoce a Riohacha como la ventana al mar Caribe y punto de encuentro de ecosistemas y tradiciones culturales diversas.  En ese sentido, plantea como reto su posicionamiento como territorio dinamizador del desarrollo de la región y referente de resiliencia, con el fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Findeter reconoce una ciudad sostenible como aquella que “ofrece una alta calidad de vida a sus habitantes sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones, con una infraestructura urbana a escala humana, que minimiza sus impactos sobre el medio natural y es capaz de adaptarse a los efectos del cambio climático; que cuenta con un gobierno local con capacidad fiscal y administrativa para mantener su crecimiento económico y para llevar a cabo sus funciones urbanas con una amplia participación ciudadana”.

Desde esta concepción de desarrollo Riohacha, debe sobresalir en las dimensiones de sostenibilidad ambiental, cambio climático, desarrollo urbano sostenible, sostenibilidad económica y social, y sostenibilidad fiscal y gobernanza.

Guajira 360º ha venido haciendo énfasis en la dimensión de sostenibilidad fiscal y gobernanza como la base para lograr cambiar la historia, materializar la visión de ciudad y superar lo retos sociales y económicos.

La pregunta es ¿cómo Riohacha podría lograr una mayor eficiencia en el gasto y la generación de recursos propios? Bonet y Pérez (2017) señalan la importancia de la  implementación de herramientas tecnológicas en la gestión fiscal, como es el caso de la sistematización de la facturación y cartera de los impuestos locales.

Por otra parte, es necesario contar con estatutos tributarios territoriales que establezcan claramente las reglas de juego para el cobro, recaudo y fiscalización. Por último, en materia de calidad del gasto, una de las estrategias consiste en ofrecer acompañamiento técnico en el diseño, formulación y ejecución de proyectos, así como adoptar instrumentos novedosos que permitan atar la financiación con los resultados.

Sostenibilidad Fiscal de Riohacha

De acuerdo con el estudio de Guajira 360º, “Fortalecimiento de la gestión fiscal, condición necesaria para el desarrollo de Riohacha”, los últimos años de inestabilidad política han afectado la capacidad de gestión de recursos propios y han deteriorado la cultura de pago de los contribuyentes, especialmente en el caso del impuesto predial.

Sumado a esto, el aislamiento obligatorio preventivo que inició en el mes de marzo como consecuencia del Covid-19, agudizó la situación fiscal del distrito, pues ha generado una disminución en el consumo y las actividades de la población que en términos fiscales afectará el recaudo del impuesto de industria y comercio  y la sobretasa a la gasolina. 

Actualmente, de las ciudades capitales de la región Caribe, Riohacha es la más dependiente de las transferencias de la Nación y la de menor recaudo tributario per cápita. Esto, por supuesto, incide en su capacidad de financiamiento de la inversión de manera autónoma.

De acuerdo a Fundesarrollo, en comparación a Riohacha, Barranquilla logró  ingresos tributarios per cápita nueve veces mayores que  la capital Guajira. Barranquilla, al finalizar el año 2018 se posicionó como la ciudad con el segundo mayor recaudo per cápita después de Bogotá, consolidando la tendencia presentada a partir del año 2016. El modelo de Barranquilla de priorización de las finanzas públicas como dimensión central para el desarrollo, debe convertirse en un referente para Riohacha.

Finanzas públicas para atracción de inversión

El Estatuto Tributario del Distrito se encuentra en estado de actualización. Este proceso permitirá  incluir  algunos cambios en relación con medidas para fomentar el pago de impuestos por empresas que no lo hacen y posicionar a Riohacha como una ciudad atractiva para nuevos inversionistas que tributen, generen empleo formal y contribuyan a la reactivación económica.

Recordemos que hoy Riohacha se posiciona como la octava ciudad con mayor desempleo en el país.  En el último índice de competitividad de ciudades, Riohacha ocupó el puesto 26 a nivel nacional con una puntuación de 3,96, descendiendo una posición frente a los resultados de 2019 y muy cercano a las capitales del sur del país.

En ese sentido, se hace necesario lograr un consenso político y ciudadano en el que se establezca como prioridad el fortalecimiento de los elementos fiscales para una buena consecución de ingresos.

Asimismo, se deben realizar campañas para visibilizar la destinación de los impuestos de los ciudadanos y empresarios para generar una mayor confianza en la administración, así como garantizar la armonización y coordinación de los procesos de recaudo de ingresos, registro contable, planeación y ejecución del gasto.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.