«Cambio de turno» no es negociable: presidenta de Cerrejón.

Los Trabajadores se oponen al cambio de turno que denominan de la muerte.

Claudia Bejarano – Presidenta Cerrejón. Foto-Oficina Prensa Cerrejón.

La Presidenta de la empresa Cerrejón, Claudia Bejarano, reiteró una vez más que el cambio de turno, llamado de la muerte por los trabajadores de la empresa, no es negociable a pesar de la huelga que cumplió 21 días, por no llegar a un acuerdo entre las partes para la firma de la nueva convención colectiva de trabajo.

“El cambio de turno no es negociable. Es una decisión de la empresa que es necesaria para asegurar la supervivencia de la compañía. Como se ha dicho en otros momentos, se planteó  al sindicato la opción de crear mesas técnicas para acompañar la implementación segura y exitosa del nuevo turno al reinicio de las operaciones”, expresó en entrevista concedida a Diario del Norte y el Sistema Cardenal.

Sobre el futuro de la multinacional en La Guajira, explicó que la empresa necesita transformarse para asegurar su supervivencia, de allí que desde diciembre de 2019, iniciaron con un plan para ajustar los costos y que la compañía sea económicamente viable.

De esas acciones destaca que se han realizado ajustes a los planes mineros, se ha optimizado el uso de llantas y el consumo de combustible y explosivos,  se ha reducido el alcance de los servicios contratados y se ha ajustado la estructura organizacional administrativa.

A renglón seguido argumentó que otras de las acciones es la puesta en marcha de un nuevo turno en la operación, que considera necesario para asegurar la sostenibilidad de la compañía en el corto, mediano y largo plazo.

La Presidenta de la empresa Cerrejón, Claudia Bejarano, precisó que con la huelga pierden todos, puesto que tiene un impacto directo en la producción, se reduce la capacidad de exportación, además de que otros competidores pueden entrar a sus mercados.

Contó, que más de 10 mil familias de trabajadores directos y contratistas dejarán de recibir salarios y beneficios. Además que la economía de Colombia y de La Guajira, dejan de recibir diariamente cerca de siete mil millones de pesos.

Puntualizó,  que los comerciantes locales ven reducidos sus ingresos, porque hay menos dinamismo en la parte local.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.