La huelga en Cerrejón dejaría sin ingresos a unas 100.000 familias y pararía las ayudas a la Guajira por el Covid-19.

Cerrejón se encuentra en estos momentos en la negociación de una nueva Convención Colectiva con Sintracarbón que, de terminar en huelga, significaría que unas 10.000 familias de empleados y contratistas se quedarían sin ingresos. Además, obligaría a la compañía a parar toda la ayuda humanitaria que la empresa ha estado entregando para apoyar al departamento durante la crisis generada por la propagación del COVID-19.

“En una huelga todos perdemos. La compañía está atravesando una crisis provocada por un mercado más reducido, que nos ha llevado a exportar 9,5 millones de toneladas en los primeros seis meses del año, la cifra más baja en los últimos 18 años; unos precios del carbón que han caído más de un 26% en un año y que han estado por debajo de 33 dólares por tonelada; la falta de acceso a tajos más rentables, como La Puente: y todo agudizado por la crisis del COVID-19. Esto nos ha llevado a perder en el primer semestre de 2020 más de 368.000 millones de pesos. A pesar de esta situación económica, la compañía ha presentado una muy buena oferta que mantiene los excelentes beneficios económicos que ofrece la empresa a cada trabajador y que son superiores a los que reciben muchos trabajadores en La Guajira”,afirmó Juan Carlos Consuegra, vicepresidente de Cerrejón.

Entre el gran número de beneficios que ofrece Cerrejón a sus trabajadores, se destacan: el subsidio de un 89% del costo del plan de medicina prepagada, con acceso a más de 4.000 medicamentos a un 20% o menos de su precio de venta al público; auxilios universitarios de más de 11 millones de pesos por semestre, sin límite en el número de hijos, cubriendo en promedio el 96% de los costos de educación universitaria de los hijos de nuestros empleados; crédito de vivienda con tasas inferiores en más de un 60% a las ofrecidas en el mercado. Solo por firmar la Convección Colectiva sin acudir al mecanismo de la huelga, cada trabajador recibiría un bono de 5,5 millones de pesos.

Impacto en La Guajira

El primer impacto para la Guajira, derivado de la huelga, es el cese inmediato de todas las ayudas humanitarias que Cerrejón está entregando a las comunidades y a los hospitales de la región durante la pandemia. Por ejemplo, no se podría seguir entregando agua potable por medio del tren del agua a las comunidades étnicas del área de influencia, se detendría la distribución de los kits higiénicos que permite a las comunidades cumplir las medidas de autocuidado o se paralizaría todo el proceso de logística para llevar más de 400 equipos médicos a los hospitales de la región.

“El comienzo de una huelga significa que la Ley nos obliga a parar todas las actividades de la compañía. Lo último que queremos es parar nuestras actividades, especialmente estas que son tan importantes en estos momentos para reducir el riesgo de contagio en La Guajira. Sin embargo, confiamos en que en estos días podamos llegar a un acuerdo beneficioso para todos”, concluyó Juan Carlos Consuegra.

En el contexto actual, Cerrejón y Sintracarbón tienen el reto de alcanzar un acuerdo negociado que permita continuar brindando bienestar a los trabajadores y que asegure la sostenibilidad y competitividad de la compañía.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.