Riohacha perdió un punto en el Índice de Competitividad de Ciudades 2020.

Se ubicó en la posición 26.

Monumento Identidad, Riohacha. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Con una puntuación de 4,0 sobre 10 la ciudad de Riohacha se ubica en el puesto 26 entre las 32 ciudades y áreas metropolitanas consideradas en el Índice de Competitividad de Ciudades 2020. De acuerdo al puntaje quedó por debajo de Mocoa y Quibdó y por encima de Arauca y San José del Guaviare.

Su mejor desempeño lo obtuvo en materia de tamaño del mercado, pilar en el que registra el quinto lugar.

De acuerdo al estudio, calculado por el Consejo Privado de Competitividad (CPC) y la Universidad del Rosario, la ciudad en el pilar de mercado laboral registra una calificación de 3.4 sobre 10 y se ubica en el penúltimo puesto de la clasificación general.

En cuanto a puntajes, la ciudad de Riohacha presenta oportunidades de mejora en los pilares de adopción tic, educación superior y formación para el trabajo, sistema financiero e innovación y dinámica empresarial, en los que registra puntuaciones por debajo de 3 sobre 10.

La ciudad es además la penúltima de la clasificación en indicadores como capacidad local de recaudo, eficiencia de la justicia, cobertura neta en educación primaria y cobertura neta en educación secundaria.

En el estudio se revela también que frente a 2019, Riohacha no presenta variaciones significativas en su puntaje general, aunque desciende un lugar en el ranking.

En lo que respecta a pilares, se destaca el aumento en 0,7 puntos en educación básica y media, lo que responde a avances en temas de inversión en calidad de la educación básica y media

Por otro lado, Riohacha retrocede 0,5 puntos en el pilar de sostenibilidad ambiental por cuenta de un menor desempeño en el indicadorde generación de emisiones de CO2 en fuentes fijas.

El ICC 2020 se conforma por cuatro factores de análisis (condiciones habilitantes, capital humano, eficiencia de los mercados y ecosistema innovador), 13 pilares (instituciones, infraestructura, adopción TIC, sostenibilidad ambiental, salud, educación básica y media, educación superior y formación para el trabajo, entorno para los negocios, mercado laboral, sistema financiero, tamaño del mercado, sofisticación y diversificación e innovación y dinámica empresarial) y 103 indicadores, los cuales corresponden en su totalidad a datos “duros”, no de percepción. 

Para Rosario Córdoba, presidente del Consejo Privado de Competitividad, “Proveer información para los territorios es clave para el diseño e implementación de políticas públicas en las regiones, ya que es una labor que requiere evidencia para ser exitosa. En tiempos de crisis los indicadores y diagnósticos de los territorios son fundamentales para medir los impactos de la emergencia. No obstante, la emergencia no debe dejar de lado los desafíos y fortalezas estructurales de los territorios, y estos indicadores permiten evaluar el cumplimiento de las metas territoriales, a la vez que sirven de línea de base para los análisis de política que requieran las autoridades”.

Por su parte, Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario, señaló que “Ahora que el ICC está disponible para todas las capitales del país, la invitación a implementar políticas públicas basadas en evidencia se extiende a las nuevas ciudades incluidas. Además, esta alianza CPC – Universidad del Rosario reitera la importancia de informar las políticas públicas con datos de calidad, al resto de las ciudades que ya contaban con este instrumento. En esa línea, es grato destacar la inclusión del ICC en los planes de desarrollo de las ciudades de Armenia, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Cali, Cúcuta, Ibagué, Manizales, Montería, Neiva, Pasto, Pereira, Riohacha, Santa Marta, Sincelejo, Valledupar y Villavicencio”.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.