La música en tiempos del Covid.

Por: Kevin Caicedo Martínez

Kevin Caicedo Martínez, músico guajiro que disfruta plenamente de su arte.

Como si de una película del fin del mundo se tratase, día a día vemos las imágenes de ciudades desoladas en todas partes del mundo, animales que se adueñan de las calles paseando por doquier y las personas encerradas tras su ventana como la mejor atracción de un zoológico, las cosas de la vida.

Todos recordando esa última fiesta, ese último paseo o esa última cita, memorias de un tiempo que no sabemos aun cuando volverá… Volverá?… Es la pregunta que nos hacemos en estos momentos los músicos, pintores, bailarines y toda aquella persona que de una manera u otra vive del que hacer del arte. 

Si bien es sabido que estos  son momentos críticos para la sociedad, no es fácil quedarnos en casa pensando en cómo resolver los tiempos venideros, un futuro incierto y desalentador pues todo indica que por ahora no volverán los conciertos, y cuando vuelvan, no faltará el que quiera una presentación a precio de huevo porque «ta la vaina mala»…

 Habrá que mantear ese toro.

En medio de tanta incertidumbre y desinformación, que si el cartel del Covid, que si el virus no existe, que si el gobierno tiene su guardado, se han ido poco a poco abriendo algunos sectores laborales en el país, los esenciales, dando así un alivio a un gran número de familias colombianas, porque esto lo estamos sufriendo todos.

Pero las noticias para el entretenimiento musical no son nada alentadoras, seremos los últimos en reincorporarnos a nuestras actividades y las ayudas han sido casi nulas, el subsidio para los hacedores culturales en el país lo aprovecharon para meter al primo y al amigo del amigo pero los que de verdad han dedicado su vida al arte están aun esperando esa ayuda que tampoco les va a solucionar la vida.

Dejando todo esto a un lado, aun están nuestros queridos artistas ahí, tan fieles como los músicos del Titanic, con su música, su danza, sus pinturas, cada uno desde su rama haciéndonos más llevadero el confinamiento, es ahí donde me pregunto… Que sería de la vida sin música? Sin arte?… Sin ese momentico donde nos desconectamos de los problemas con nuestra canción favorita, esa que ponemos hasta para barrer y lavar los platos gracias a esta era digital que nos permite el acceso a un sin fin de información desde la comodidad del hogar.


Y es gracias a esta era tecnológica, que muchos han podido «reinventarse» mostrar día a día lo que hacen desde sus casas, cantantes, actores, pintores que están ahí 24/7 buscando la manera de tocar nuestros corazones y arreglarnos un mal día.

Por eso y mucho más te extiendo la invitación, si tienes un amigo artista, ayúdalo, comparte sus post para que otros también lo aprecien, déjale ese mensaje de apoyo y dale un like que no le va a llenar el bolsillo pero tampoco te cuesta hacerlo,  y por qué no,  si tienes los medios mándale un mercadito que aún no se sabe cuándo va a volver a un escenario a vivir de lo que sabe.

Aun si, mientras pasen los tiempos del covid, tu artista esta ahí, regalándote lo que le da de comer, más firme que un tornero del boliche, más fiel que perro adoptado,  y con la convicción de que mientras tenga vida habrá arte.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.