IGAC avanza generando estudios de suelos en Guatemala.


Guatemala se convertirá en el único país de Latinoamérica en contar con este tipo de insumos técnicos en todos sus departamentos.

Desde 2006, Colombia y Guatemala establecieron una alianza estratégica para realizar estudios semidetallados de suelos en los departamentos que conforman el país centroamericano.

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) continua junto al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala (MAGA) en el desarrollo del estudio de los suelos de este país centroamericano, en total serán 5.47 millones de hectáreas.

Gracias a esta alianza se ha logrado culminar con los estudios de suelos en los departamentos de Chimaltenango, Sololá, Sacatepéquez, Guatemala y Escuintla. A la fecha, los departamentos de Guatemala y Escuintla se encuentran en proceso de actualización con la finalidad de adaptar sus estudios semidetallados a las condiciones actuales del país.

Se espera que una vez superada la emergencia de salud mundial, la región comprendida por los departamentos de San Marcos, Totonicapán y Quetzaltenango se convierta en la próxima en tener la totalidad de suelos con estudios semidetallados a escala 1:50.000.

En el año 2025, 19 departamentos de la República de Guatemala contarán con estudios semidetallados de sus suelos, insumos que serán claves para el ordenamiento productivo y ambiental de este país.

El trabajo producto de este convenio binacional se verá reflejado en un impulso productivo de la comunidad campesina e indígena, la conservación de la biodiversidad y el bienestar de los habitantes. Además, las autoridades guatemaltecas podrán planificar y ordenar sosteniblemente su territorio basándose en la capacidad de uso de las tierras, las potencialidades y limitantes y en las zonas más susceptibles a sufrir procesos de degradación.

¿Qué son estudios de suelos escala 1:50.000?

vSon estudios “semidetallados” de suelos que al igual que los de escala a 1,25:000 se utilizan, por su mayor grado de detalle, como insumos fundamentales para poner en marcha un ordenamiento productivo, sostenible, efectivo y acorde con la realidad de los recursos naturales, también permiten conocer las capacidades y limitaciones de uso de las tierras, las zonas aptas para agricultura intensiva, ganadería y de conservación y determinar los sitios donde puede existir mayor deterioro de las tierras.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.