Procuraduría pide a la fiscalía investigar presunta comercialización de mujeres wayúu.

El programa no fue emitido en la emisora del Sistema Cardenal en Valledupar.

Fernando Carrillo, Procurador General de la Nación.

Al tiempo que el Procurador General de la Nación Fernando Carrillo, confirmó que denunciará ante la Fiscalia General los hechos que quedaron registrados en un video publicado en redes sociales, sobre la entrevista que Fabio Zuleta Díaz, director del programa radial “Buenas tardes con Fabio”, le hizo a un indígena guajiro, a quien identificó como Roberto, sobre la venta de tres mujeres de la etnia wayúu, entre ellas una joven virgen, el director General del Sistema Cardenal, Ismael Fernández Gámez, aclaró que dicho programa no fue emitido en la frecuencia 1050 AM en la ciudad de Valledupar.

«Rechazo las apreciaciones del mal gusto en contra de la dignidad de la mujer wayuu y  su cultura, manifestaciones que fueron hechas por el señor Fabio Zuleta quien utilizó el escenario de la emisora para hacer la grabación de un video para uso exclusivo de sus redes sociales y el audio no fue transmitido en el espacio que tiene concesionado, tampoco en otro horario», precisó Fernández Gámez.

En ese mismo sentido, el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, manifestó que solicitará que se investigue lo que afirma el llamado ´palabrero´, serían prácticas ancestrales en varias regiones de La Guajira como Uribia, Maicao, Cabo de la Vela, Media Luna y Riohacha, sobre la comercialización de “chinitas”, como despectivamente se refieren a la mujeres wayúu.

Estas conductas pueden constituir el delito de trata de personas con fines de explotación sexual y doméstica, en el que terceros se ponen de acuerdo para captar, trasladar y acoger mujeres wayúu, con el fin de entregarlas para fines sexuales y de servidumbre a cambio de dinero.

“Hechos como estos deben ser investigados y castigados penalmente, independientemente de que los involucrados en la comisión del delito sean hombres indígenas. Hechos como estos vulneran los derechos humanos de las mujeres, principalmente su dignidad, al ser tratadas como mercancía para la venta, atentando también contra su libertad e integridad sexual, su salud sexual y reproductiva, su autonomía personal y en general el derecho a una vida libre de violencias”, advirtió el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez.

Puntualizó que Colombia como suscriptor de la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer – CEDAW -, y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, conocida como Convención de Belém do Pará, debe luchar incansablemente por erradicar toda forma de violencia, desincentivar la demanda de explotación sexual y castigar todo tipo de comercialización del cuerpo de niñas, adolescentes y mujeres.

“El atroz hecho que presenta el video, donde se acuerda cobrar hasta 5 millones de pesos por una mujer indígena, exhibe solamente una parte de la realidad que viven muchas niñas, adolescentes y mujeres en el país, sobre quienes los hombres han tomado el control para vender y comprar sus cuerpos en un macabro juego de oferta y demanda, donde poco o nada importan los derechos, la integridad y dignidad de las mujeres”, afirmó el Procurador General, para quien la naturalidad con la que Zuleta Díaz y su interlocutor acuerdan la compraventa de las mujeres, como si se tratase de compra venta de animales o cosas, debe ser un hecho censurado por la sociedad al unísono.

El diálogo entre Zuleta y su invitado registra una de las formas de violencias contra niñas y mujeres por el hecho de serlo y así mismo, confirma que la explotación sexual de niñas, niños, adolescentes y mujeres es una realidad mundial, que en nuestro país es invisibilizada, naturalizada y legitimada, donde, además, la dignidad humana pareciera pasar a un último plano, en un mundo donde las relaciones desiguales de poder basadas en el sexo, oprimen sistemáticamente a más de la mitad de la población.

Finalmente, hace un llamado a las autoridades indígenas en La Guajira para implementar un trabajo con las comunidades de reconocimiento y respeto por los derechos humanos y dignidad de todas las personas, y para que asuman que ninguna práctica cultural o costumbre de los pueblos étnicos, puede estar por encima de la Constitución y la ley, en detrimento de la dignidad humana.

Sistema Cardenal

En ese mismo sentido, el director general de la frecuencia 1050 AM Valledupar, emisora perteneciente al Sistema Cardenal, Ismael Fernández Gámez, expresó en un comunicado a la opinión pública, su total rechazo a las apreciaciones del mal gusto en contra de la dignidad de la mujer wayuu y  su cultura, manifestaciones que fueron hechas por el señor Fabio Zuleta quien utilizó el escenario de la emisora para hacer la grabación de un video para uso exclusivo de sus redes sociales, aclarando que el audio no fue transmitido en el espacio que tiene concesionado, tampoco en otro horario.

Recordó, que el programa radial “Buenas tarde con Fabio” que dirige el señor Fabio Zuleta en la frecuencia 1050 AM Valledupar, se viene grabando desde noviembre de 2019, antes de emitirlo al aire, precisamente para poder filtrar cualquier hecho de humor que atente contra la dignidad de las personas.

Explicó, que en reunión virtual con el equipo de producción del programa y la gerente de la estación radial, se revisaron las grabaciones para la fecha en que se presentaron los hechos, hasta dónde se cumplió la revisión del programa, no encontraron audios con dicha grabación.

«Nuevamente pedimos disculpa pública a la mujer wayuu por las aberraciones  en la que pudo haber caído el humorista Fabio Zuleta, al momento de utilizar nuestras instalaciones para la grabación de la entrevista que no fue emitida al aire en nuestra emisora», dijo.

Puntualizó que de la misma forma rechaza el provecho político que algunas personas le quieren sacar a la circunstancia, aclarando que el escenario tomado en la grabación fueron los estudios de la emisora 1050 AM Valledupar y no fueron  transmitidos ni en esa, ni en otra frecuencia, mucho menos en los medios impresos o redes sociales de la marca.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.