Por no tener como pagar el arriendo cierra sus puertas una agencia operadora de Turismo.

Yelis Beatriz Gómez- foto cortesía.

Por: Betty Martínez Fajardo

El Covid-19 ya está causando los primeros estragos en los negocios de La Guajira. De nada valieron 14 años de fuerte trabajo de Yelis Beatriz Gómez Solano, mostrando a los turistas nacionales y extranjeros las bellezas naturales de la península, de un momento a otro no le quedó otra alternativa que cerrar su agencia de viajes, el aislamiento social obligatorio no le dio más respiro.

Decidió entregar el local donde venía funcionando su operadora de Turismo  Cabo de la Vela Tours, en la calle 1 en Riohacha, porque el virus del Covid-19 no dejó que los turistas siguieran viajando, y sus ahorros fueron mermando poco a poco.

No fue una decisión fácil, contó Yelis, pero esa fue la única salida que encontró porque además acceder a los beneficios que ofrece el gobierno nacional para el sector del turismo es una tarea bastante compleja que difícilmente se logra.

Inició ofreciendo los servicios en un restaurante utilizando una mesa en un espacio que le fue cedido, allí fue creciendo la actividad y se trasladó a una esquina de la calle primera con carrera 9, de allí paso al aparta hotel Las Delicias.

“Era un negocio muy rentable, siempre hemos tenido tres empleados directos y muchos indirectos”, relató Yeli Gómez Solano.

A través de la agencia de viajes, logró generar trabajo para los conductores, y dueños de camionetas, además de los guías, dueños de restaurantes y hospedaje.

“Los pasantes de la universidad de La Guajira, los aprendices del Sena y los estudiantes de bachillerato aqui llegaron para cumplir sus horas de trabajo social”, contó.

Yelis a través de su agencia, logró  armar rutas para mostrar las bellezas naturales de Manaure, Uribia, el Cabo de la Vela, Punta Gallinas, la Serranía de la Makuira, Palomino, las playas de Mayapo, rancherías cercanas a Riohacha, San Juan del Cesar y Carrizal.

La última delegación que atendió fue a los integrantes de la fundación proyecto Guajira del 14 al 17 de marzo, y a un grupo de 7 italianos.

Para tratar de sobrevivir, Yelis junto a su mamá inició un nuevo emprendimiento “Mantas de Sene”, donde venden las famosas mantas wayuu confeccionadas con telas muy frescas, “toca trabajar y seguir adelante”, expresó.

A pesar del cierre de su negocio, Yeli Gómez, confía en poder reabrir una vez lo ordene el gobierno nacional, mientras seguirá junto a su mamá promocionando su nuevo negocio que seguramente crecerá como sucedió con su operadora de turismo Cabo de la Vela Tours.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.