La cremaron por Covid-19 y el resultado fue negativo.

La prueba de Covid-19 de Luz Delis Pérez Zúñiga, resultó negativa, cuyo cuerpo fue cremado en una funeraria en la ciudad de Barranquilla, luego que falleciera en la clínica del Norte, por un cáncer linfático que venía padeciendo.

Los ruegos de sus familiares a las autoridades de salud en Barranquilla, para que no cremaran su cuerpo no fueron escuchados, toda vez que argumentaban que no murió por Covid-19, además que se atentaba contra sus usos y costumbres debido a su ascendencia wayuu.

La semana pasada, los familiares wayuu de Luz Delis, protestaron en la sede de la funeraria Los Olivos, exigiendo respuestas al acto de cremación de su ser querido que no autorizaron.

Al caso de Luz Delis, se suma el de Mauricia Apushana, de la comunidad de Alainnawou-Los Olivos, resguardo de la Alta y Media Guajira, quien murió por una infección renal en una clínica de Barranquilla, cuyo cuerpo fue cremado sin autorización de sus familiares al parecer por también presentar síntomas de Covid-19, resultados que fueron negativos.

Organizaciones wayuu, y lideres de la comunidad, han levantado su voz de protesta por lo que consideran el irrespeto a su cultura, cuando se creman cuerpos de sus seres queridos sin la debida autorización.

Los indígenas Wayuu, consideran que se les está desconociendo el reconocimiento a la diversidad étnica, razón por la cual exigen como pueblo que se les reconozca un trato diferencial frente al coronavirus.

Anta tantas denuncias, la Ministra del Interior Alicia Arango, durante una sesión virtual de la comisión sexta del Senado de la República, expresó que se cometió un error por la cremación de varios cuerpos indígenas sin tener la certeza que murieron por Covid-19.

«Usted tiene la razón, fue un error gravísimo que se cometió , nosotros no podemos ir contra las costumbres y saberes ancestrales de todas estas poblaciones indígenas y pueblos étnicos», fue la respuesta de la Ministra del Interior, Alicia Arango, al senador Carlos Andrés Trujillo.

Cabe recordar, que la Organización Mundial de la Salud, en un documento de fecha 24 de marzo de 2020, indica que hasta la fecha no hay pruebas de que nadie se haya infectado por exposición al cadáver de una persona que haya muerto a causa de la Covid-19.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.