La extraña soledad del Covid-19.

Mujer de 46 años muere por Covid-19 y es sepultada en el cementerio «Gente como Uno».

Cementerio «Gente como Uno», en Riohacha. Foto cortesia.

Por: Betty Martínez Fajardo

Solo después de tres meses, los familiares de la señora de 46 años que murió por Covid-19 en Riohacha, podrán visitarla en el cementerio “Gente como Uno”, donde reposa su cuerpo.

Sus dos hermanas, un hermano y sus hijos que le sobreviven, siguen llorando su ausencia con una tristeza infinita porque no lograron estar con ella en sus últimos momentos de vida.

Ella ingresó a una unidad de cuidados intensivos de  una clínica  privada,   y al noveno día les avisaron de su deceso.

El tiempo no les alcanzó para abrazarla, para entre juntar sus manos, para acariciarla y hacerla sentir que en medio de tantos aparatos allí estaban como siempre juntos. Ella se fue sola con un extraño virus que no le permitió seguir con vida.

Es una familia unida,  así lo reconocen los vecinos. Sus hermanas la visitaban cada mañana para tomarse el tinto,  por su estado de salud poco salía pues venía sufriendo de obesidad, diabetes e hipertensión.

Sus hermanos y sus hijos siguen llorando su ausencia, y esperando que el tiempo pase para poder visitarla en “Gente como Uno”, el sitio que la acogió en medio también de la soledad.

Ellos esperan que el espacio  esté plenamente identificado, para cuando pasen los tres meses volver a tomarse el tinto de la mañana con su hermana de 46 años quien salió de casa para no regresar.

Los días han sido muy difíciles, en su casa sus hijos están en cuarentena, las EPS que los atienden les aplicó la prueba para Covid-19, esperando que los resultados sean negativos.

Todos por el momento se sienten bien, pero no dejan de pensar como su hermana contrajo el virus.

Además de tener que soportar la muerte del ser querido, los familiares les han tocado tener que enfrentar toda clase de señalamientos por un grupo de personas que no han entendido que el Covid-19 puede afectar a cualquiera.

Sonia Bermúdez. Foto cortesía

Sepultura digna

Sonia Bermúdez, trabajó desde los 13 años con Medicina legal en la ciudad de Riohacha, allí adquirió toda una experticia para el manejo de las necropsias a los cadáveres pero también su preocupación por que muchos eran sepultados como NN.

Con el tiempo logró sacar adelante una iniciativa propia, un cementerio que llamó “Gente como Uno”, donde ella misma acompañada de su familia sepulta a todas esas personas que mueren y que no son reclamados por sus allegados.

Precisamente en ese lugar, ubicado a la salida de Riohacha vía Valledupar, fue sepultada la mujer de 46 años que murió por Covid-19.

“Fue una sepultura digna, donde se cumplieron con todas las normas de bioseguridad desde la clínica donde falleció”, dijo.

Sonia Bermúdez, relató que la empresa  funeraria que trasladó el cadáver desde la clínica también cumplió al pie de la letra con el protocolo,  exigido por el Ministerio de Salud.

Sitio donde fue sepultada la mujer de 46 años que murio por Covid-19 en Riohacha. Foto cortesía.

“La fosa se recubrió en el fondo con pintura plástica,  se le agregó cal en cantidad y formol, los señores que  bajaron también cumplieron con la norma de bioseguridad, parecían unos astronautas”,  dijo.

Explicó, que la mujer fue sepultada en ese lugar aislado, porque la ciudad no cuenta con horno crematorio y el cadáver no podía ser trasladado a otro sitio.

Agregó, que no existe peligro alguno de contagio en el cementerio porque allí se tomó en cuenta todas las normas que exigen las autoridades de salud, para sepultar a quienes mueran afectados por el Covid-19.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.