Red Internacional de Organizaciones Católicas advierten al gobierno nacional sobre el abandono del pueblo wayuu

Las familias wayuu de La Alta Guajira, alertan sobre la falta de alimentos y agua, que se agudiza por el aislamiento social obligatorio debido al Covid-19. Foto: cortesía Remedios Fajardo.

En comunicación enviada al Director de la Unidad para la Gestión del Riesgo de Desastres, Eduardo José González Angulo, la Red Internacional de 18 organizaciones católicas de Europa y Norteamérica –CIDSE-, quienes vienen trabajando en 120 países en asuntos de Justicia Social y cuyos miembros han trabajado junto a comunidades en Colombia durante décadas, expresan su preocupación por la situación de precariedad y abandono que padece el pueblo Wayuu en el departamento de La Guajira en el contexto de la pandemia del Covid-19, que también sufren los demás pueblos indígenas y comunidades negras en Colombia.

Expresan en la comunicación que de acuerdo a información recibida de sus Copartes –Cinep-, la emergencia  sanitaria declarada a causa del Covid-19 aumentó las preocupaciones y riesgos en las comunidades vulnerables de Colombia, siendo La Guajira un caso especial pues allí el 26,5% de la población vive en pobreza extrema.

Manifiestan que es un territorio desértico con vías de comunicación precarias y una población sin acceso a servicios básicos, por lo cual el impacto ha sido devastador: El pueblo Wayuu y las comunidades negras esta sin agua, ni alimentos.

Proponen que de manera urgente se elabore un plan de acción – junto con las comunidades, tomando en cuenta medidas para evitar la expansión de la pandemia para garantizar que se efectúen acciones coordinadas y efectivas a nivel nacional, y en La Guajira para garantizar la vida de los indígenas Wayúu y su acceso a los derechos fundamentales al agua, la salud, la alimentación y la participación en medio del estado de emergencia nacional declarado con ocasión a la pandemia del COVID-19.

“Ya antes de la pandemia la crisis humanitaria que enfrentaba el pueblo Wayúu en La Guajira llevó a que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, adoptara una Resolución de medidas cautelares para preservar la vida y la integridad personal de los niñas, niños y adolescentes de las comunidades del pueblo Wayúu, en el departamento de La Guajira», dice la comunicación.

Asimismo, la Corte Constitucional, mediante Sentencia T 302 de 20172 , declaró el estado de cosas inconstitucional en La Guajira con ello reconociendo la vulneración “generalizada, desproporcionada e injustificada» de los derechos constitucionales al agua, la salud, la alimentación y la participación étnica en especial de las niñas y niños Wayúu en La Guajira y, ordenó al Estado construir una política pública con participación de las comunidades Wayúu.

En seguimiento a esta sentencia se estableció una Veeduría Ciudadana de verificación al cumplimiento con las obligaciones establecidas en la Sentencia T-302-2017, en especial a las políticas públicas para la superación del estado de cosas inconstitucional en La Guajira, quienes alertaron a los miembros de CIDSE sobre la situación.

En razón de esas consideraciones, solicitan que el Estado colombiano y sus autoridades en sus distintos niveles y competencias, tomen las medidas necesarias para atender de manera urgente e integral al pueblo Wayúu en aras de evitar una tragedia y mitigar los riesgos de la pandemia que se disemina por el país, a la que se hallan especialmente expuestos, considerando las recomendaciones de la veeduría en su acción urgente.

La comunicación lleva la firma de Josianne Gauthier, Secretaria General de la organización.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.