Serios cuestionamientos del Contralor Departamental a la construcción de un ecoparque en el municipio de La Jagua del Pilar.

José Manuel Moscote: Contralor Departamental. Foto: Betty Martínez Fajardo.

Por: Betty Martínez Fajardo

Para el Contralor Departamental, José Manuel Moscote, la construcción de un ecoparque en el municipio de La Jagua del Pilar, no es una necesidad primordial para la población cuando según su criterio presenta severas falencias de carácter social en materia de necesidades básicas insatisfechas.

La inconformidad del Contralor Departamental, tiene que ver con los recursos que se invertirían en el ecoparque, puesto que supera los 14 mil millones de pesos.

En el proceso licitatorio LP-008-2019, se indica que el objeto es la construcción de un ecoparque que beneficia a los municipios de La Jagua del Pilar y Urumita en el departamento de La Guajira.

Explica, que por esa razón y otras, decidió advertir al alcalde de La Jagua del Pilar, Waldin Soto, de una serie de inconsistencias en el proceso licitatorio que se traducen en posibles quebrantos al estatuto de contratación de la administración pública y, en general a las disposiciones normativas en materia de contratación del Estado, como a los fines sociales de la contratación pública y primigenia del Estado.

El funcionario da a conocer su desconcierto, porque en el pliego de condiciones prevé como necesidad lo siguiente: “(…) los espacios destinados para la realización de prácticas recreativas, culturales y turísticas son insuficientes e inadecuados, esto obliga a que las personas en busca de espacios para el disfrute y sano esparcimiento o que deseen aprovechar su tiempo libre y disfrutar de entornos agradables, se vean obligados a trasladarse a otros lugares tales como Las Ciudades de Valledupar, Riohacha y Santa Marta (…)” (Subrayado y negrita fuera del texto)

Lo anterior, le  genera total desconcierto al ente de control pues considera  que la Administración Municipal pretende a través del proceso de selección priorizar cuestiones de índole turístico y adecuación de los espacios para el disfrute que realizar una inversión por un valor tan elevado, en  aspectos fundamentales que se encuentran en estado precario como la educación, aseo y saneamiento básico o aquellas referentes a los servicios públicos domiciliarios, pilares fundamentales de los derechos colectivos y en general de las garantías de las que deben gozar e inherentes a todos los habitantes del territorio colombiano en virtud de lo profesado por la Norma Superior al declararse como un Estado Social de Derecho y concomitantemente con la realización de fines del Estado.

“Este ente de control se encuentra totalmente desconcertado de encontrar tantas contrariedades e irrespeto a la moralidad pública, a la actuación administrativa, y a los principios propios de la contratación estatal como la transparencia y publicidad”, advierte el Procurador Departamental José Manuel Moscote Pana.

Waldin Soto: alcalde de La Jagual del Pilar, Foto cortesía.

En el documento enviado al alcalde de La Jagua del Pilar, Moscote Pana, puntualizó que examinados detalladamente los documentos publicados   se pudo observar que en la realización del Análisis del Sector, requisito obligatorio en materia de Licitación Pública de conformidad con lo previsto en el Decreto 1082 de 2015, en cuanto a la determinación de los indicadores del proceso no se surtió el procedimiento respectivo y ceñido a los requerimientos de Ley, toda vez que la entidad se limitó a establecer el procedimiento para evaluar estos indicadores, no obstante no se previó el fundamento de dicho procedimiento, dicho de otra manera, se establecieron los valores a tener en cuenta en el proceso, pero no existe un fundamento legítimo que soporte la determinación de los mismos, no fue plasmado el análisis respectivo del mercado que cimiente lo plasmado en el citado documento, motivo por el cual se alerta respecto de la legitimidad y respeto de las normas en materia de contratación pública que existe en el Proceso Licitatorio.

Se indica además que una vez  revisado el Análisis del Sector del proceso y que reposa en el Portal SECOP I referenciado bajo el consecutivo LP-008-2019,  no se evidencia o precisa que el cálculo de los indicadores que se realizó haya atendido a los requerimientos normativos en ese aspecto, más aún cuando se trata de un cimiento fundamental en esa clase de procesos puesto que va a determinar la escogencia del contratista bajo  los parámetros legales estipulados para ello, en estricto cumplimiento y atención a los principios rectores de la Contratación Pública.

Sobre ese mismo aspecto, el Procurador Departamental, José Manuel Moscote, dijo que si bien existe el análisis del sector y se encuentra debidamente publicado en el SECOP I, su despacho  no tiene certeza de la efectiva realización del mismo, más aun cuando el documento en sí mismo no cumple con las exigencias fundamentales, tal como han sido recalcados por Colombia Compra Eficiente, en el entendido que  deben respetar el mercado en el que se pretende realizar el proceso de selección y a su vez el objeto del contrato, caso que no es posible sustentar puesto que se establece una determinación mecánica de los indicadores teniendo en cuenta que no se prevé una evaluación del mercado que pudiese fundamentar debidamente la directriz de la entidad para disponer los indicadores que la entidad consideró exigir en el proceso.

“… por tanto, conduce al Municipio de La Jagua del Pilar a incurrir en un quebranto a las disposiciones normativas en contratación pública, y a su vez los principios de selección objetiva y transparencia que deben regir en los procesos de contratación administrativa, dando lugar a la presunción de que el presente proceso se adelanta fuera del marco de legalidad y desentendiendo los deberes inherentes de la contratación de la administración pública”.

Otra presunta irregularidad, que se pudo percibir tiene que ver con la exigencia de una “programación de obra” en los requisitos establecidos en el Pliego Definitivo de Condiciones, requerimiento ajeno y contrario a lo dispuesto por los entes rectores en materia de contratación de la administración pública que manifiestan encontrarse en desacuerdo con aquellos requerimientos que versen sobre programaciones de obra en el marco del proceso de selección del contratista.

Explica, que esos  son requerimientos que deben ser exigidos únicamente cuando el proceso se encuentre debidamente adjudicado y no en la etapa previa, por lo que la programación de obra se encuentra estrechamente ligada a los estudios y diseños suministrados por la entidad una vez adjudicado el proceso licitatorio, en tanto y con base a ello es deber exigir dicho cronograma en los términos que posteriormente se prevean y bajo ninguna medida en condiciones anteriores.

El Acto de Apertura del Proceso proferido por el ordenador de gasto del Municipio de La Jagua del Pilar,  no cumple con los requisitos previstos por las normas rectoras de Contratación Estatal, aseguró el Contralor Departamental.

“Por último y no menos importante, este ente de control se encuentra plenamente desconcertado por el objeto a contratar a través de la licitación pública LP-008-2019, considerando que la entidad territorial a su cargo presenta severas falencias de carácter esencial y en materia de necesidades básicas de la población”, dijo.

A la vez, que puntualizó que  la necesidad y el objeto descrito en el pliego de condiciones del proceso se adelantan con el fin de satisfacer aspectos relacionados con la recreación y la cultura, que, si bien se encuentran a cargo del Estado velar por estos, no configuran una necesidad primordial para la población del municipio.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.