En Uribia la falta de agua potable un problema de nunca acabar.

Por: Betty Martínez Fajardo.

En busca de un poco de agua en el casco urbano de Uribia. Foto, cortesía.

Uribia conocida como la capital indígena de Colombia, donde más del 90 % de su población pertenece a la etnia wayuu, sigue agobiada por la falta de agua potable.

Las inversiones económicas al acueducto local, a micro acueductos y reservorios en comunidades indígenas, no han generado la prestación de un servicio eficiente a la comunidad que se recrudece cuando llega la temporada seca.

En diferentes recipientes indígenas wayuu reciben un poco de agua potable. Foto cortesía.

Las fotografías no cambian. Largas filas de usuarios en la sede donde funciona el acueducto para abastecerse del líquido, ventas en pimpinas por mil pesos, y en carros tanques entre 70 y 150 mil pesos, además de  algunos reservorios ubicados en sectores de la Alta Guajira secos por la falta de lluvias, en fin un drama que no da tregua.

La Capital Indígena de Colombia, cuenta con un acueducto principal en la zona céntrica de la población, otro acueducto industrial en la vía que comunica al municipio de Manaure y un micro acueducto en la comunidad de Petsuapa en inmediaciones del barrio polideportivo urbanización Aipiamana en la zona urbana de la población.

En algunos sectores como los barrios Las Mercedes, La Florida entre otros de la zona urbana, existen unos pozos que suministran desde hace bastante tiempo agua salobre, que  la utilizan para lavar ropa, enseres de cocina y bañarse, ya que no es apta para el consumo humano.

También existen sectores de la zona centro del casco urbano,  donde fueron instaladas nuevas tuberías para suministrar el agua potable  desde el acueducto principal, que tampoco funcionan de manera permanente.

Alcalde de Uribia, Bonifacio Henríquez Palmar. Foto cortesía Alcaldía.

Nueva administración

El primero de enero de 2020, se posesionó Bonifacio Henríquez Palmar, como alcalde del municipio de Uribia, en un hecho considerado como histórico al derrotar las fuerzas políticas que durante más de 20 años venía liderando la ex alcaldesa Cielo Redondo.

Ese triunfo en las urnas, se debe traducir de acuerdo a la comunidad en un gobierno incluyente, que pueda brindar solución de fondo a los problemas sociales que aqueja a la comunidad como la falta de agua potable.

Ese precisamente, fue uno de los temas de campaña de Henríquez Palmar, y que de acuerdo a su discurso de posesión en su programa bandera.

Es bueno precisar, que los habitantes del municipio de Uribia, desde hace varios años han tenido que vivir un verdadero “viacrucis” ante el desabastecimiento del agua potable que por las redes conectadas a los centenares de hogares llega de vez en cuando, todo ello generado por daños en los equipos, fluctuaciones en el servicio de energía eléctrica y además de gerentes que no lograron superar las dificultades para brindar un servicio óptimo a la comunidad.

Han sido varias las tomas pacificas protagonizadas por  distintos sectores de la población  a las instalaciones de la empresa de acueducto, reclamando el derecho al acceso al agua potable como principal fuente de vida para el ser humano, tomas a las que se han sumado rectores y directores de las instituciones educativas y etnoeducativas, presidentes de juntas de acciones comunales, comerciantes, y hasta propietarios de carro tanques porque no les cancelaban por el servicio prestado en el transporte del líquido a los barrios del municipio.

Se pudo conocer que al interior de la empresa de acueducto,  se han presentado  varios inconvenientes que tienen que ver con  las constantes fluctuaciones que se presentan en el servicio de energía eléctrica,  y el desgaste de las membranas que potabilizan el agua potable, de las cuales en varias ocasiones Administraciones anteriores  reemplazaron para normalizar la prestación del servicio para la zona urbana.

En la actualidad y a pesar de las grandes inversiones que fueron reflejadas en los informes entregados a entidades del orden local y nacional, la falta de agua potable es uno de los graves problemas que afecta a la población.

Pilas Públicas – Manaure. Foto: Alcides Escobar

Plan Departamental de Agua

El Plan Departamental de Agua y el programa Guajira Azul, trabaja varias iniciativas para que se optimice el servicio de agua en el municipio de Uribia.

De esas iniciativas se destaca los estudios, diseños y viabilización ante la ventanilla única del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio de proyectos de abastecimiento de agua mediante el esquema de pilas públicas para las zonas rurales de Siapana, Poropo, Guayabal y Bahía Hondita.

El objetivo es Implementar sistemas de abastecimiento de agua mediante el esquema de pilas públicas para las comunidades rurales indígenas dispersas de la media y alta Guajira, teniendo en cuenta las características sociales, culturales, ambientales y económicas del territorio.

Como objetivos específicos se plantea, desarrollar la infraestructura necesaria para asegurar el acceso a agua potable de manera concertada con las comunidades indígenas asentadas en el territorio, además de constituir un esquema de prestación del servicio de agua potable mediante un modelo de pilas públicas.

Se pretende también Implementar una estrategia de fortalecimiento institucional sectorial para los municipios objeto de la intervención, y garantizar la participación activa de la comunidad durante todo el ciclo del proyecto, y promover su desarrollo comunitario, con el fin de asegurar la apropiación de los sistemas por parte de los beneficiarios y favorecer su sostenibilidad.

Otro proyecto es la contratación de los  servicios de consultoría especializada, para la revisión y formulación de esquemas de aseguramiento para la prestación de los servicios públicos del sector de agua potable saneamiento básico en las cabeceras urbanas de ocho municipios vinculados al PDA de La Guajira.

Los diagnósticos municipales integrales de la prestación de los servicios públicos de acueducto y alcantarillado con que cuenta el PAP-PDA de la Guajira datan del año 2010, por lo que se hace necesario validar y actualizar la información sectorial y la gestión  de los municipios y de los prestadores existentes en Dibulla, Manaure, Uribía, Urumita y La Jagua del Pilar, así como de los contratos vigentes con los operadores especializados de los municipios de Riohacha, Maicao y Albania.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.