Presentación del libro “Diálogos Interepistémicos: Ecologías, Territorialidades, Metodologías y Pedagogías Pluriversas para el Buen Vivir con Paz”

La directora de la Oficina de Investigación, Sulmira Medina Payares y la directora del Programa de Licenciatura en Etnoeducación e Interculturalidad, Mariellys Peralta Medina, hicieron presencia el pasado viernes 23 de agosto  en  Atanquez, territorio ancestral del pueblo Kankuamo, con el propósito de presentar ante la comunidad y sus autoridades políticas y espirituales el libro “Diálogos Interepistémicos: Ecologías, Territorialidades, Metodologías y Pedagogías Pluriversas para el Buen Vivir con Paz”, de las autoras Yolanda Parra y Saray Gutiérrez Montero.

El libro en su segunda parte “Voces del Silencio: Tejidos y Memorias de la Identidad del pueblo Kankuamo (1993-2017)”, presenta los resultados de la investigación realizada por Saray Gutiérrez para optar al título de licenciada en etnoeducación, “VOCES DEL SILENCIO: LENGUAJES: lugares y tiempos de la memoria de la identidad kankuama. Narrativas y experiencias de vida cotidiana con mujeres, niñas y niños  kankuamos desplazados residentes en Riohacha, La Guajira, como ejercicio pedagógico de “Reconexión Identitaria” desde el modelo educativo propio del pueblo Kankuamo  MAKÚ JOGÚKI – OEK”, la cual obtuvo el reconocimiento de LAUREADA,  a juicio de los evaluadores, entre otras,  por las siguientes razones:

–       El desarrollo de la matriz epistémica Territorio-Cuerpo-Memoria para el estudio de la identidad kankuama, constituye un enfoque original, que permitió entrenzar la metodología Chipire-Puntada-Palabra-Memoria para abordar la educación propia como un eje transversal.

–       La articulación/fusión de la autobiografía, la autoetnografía y la etnografía colectiva muestra el rol activo del estudiante en la transformación de las realidades interculturales.

–       La “Pedagogía de la Reconexión” y la importancia de la “Reconexión Identitaria” como episteme en la metodología Chipire-Puntada-Palabra-Memoria se configura como un sostén de la identidad kankuama.

–       La originalidad y lo novedoso del tema para abordar otras aristas de los procesos del conflicto y desplazamiento de las comunidades amerindias.

–       La actualidad del trabajo en el marco del proceso sociohistórico que vive el país, así como el lugar de enunciación del discurso, constituye un aporte a la experiencia transformadora del quehacer epistémico y metodológico de la Etnoeducación.

«Este acto es un  reconocimiento a las cicatrices dejadas por el conflicto armado en territorio Kankuamo y como un acto simbólico de restauración con las mujeres.  Por eso haber acompañado este tejido de retorno al territorio ancestral, de una egresada del programa,  es también una apuesta para  anudar  los tejidos de una educación para la Paz y la resignificación de esos “otros horizontes del posible”, desde la Etnoeducación», aseguró la docente Yolanda Parra.

«Este acto es un  reconocimiento a las cicatrices dejadas por el conflicto armado en territorio Kankuamo y como un acto simbólico de restauración con las mujeres.  Por eso haber acompañado este tejido de retorno al territorio ancestral, de una egresada del programa,  es también una apuesta para  anudar  los tejidos de una educación para la Paz y la resignificación de esos “otros horizontes del posible”, desde la Etnoeducación», aseguró la docente Yolanda Parra.

Es de destacar que este acto de reciprocidad con la comunidad  fue acogido de manera especial por el Consejo de Mayores, las autoridades políticas y espirituales y los rectores de las instituciones educativas del pueblo Kankuamo, toda vez que Saray Gutiérrez es originaria de Atánquez. En este sentido el rector de la institución educativa San Isidro Labrador, Oscar Carrillo Daza, expresó reconocimientos especiales a Saray Gutiérrez Montero por ser parte de esa memoria viva y abrió la posibilidad para que la licenciada en Etnoeducación haga parte el equipo de formación de su institución.

Es de destacar que este acto de reciprocidad con la comunidad  fue acogido de manera especial por el Consejo de Mayores, las autoridades políticas y espirituales y los rectores de las instituciones educativas del pueblo Kankuamo, toda vez que Saray Gutiérrez es originaria de Atánquez. En este sentido el rector de la institución educativa San Isidro Labrador, Oscar Carrillo Daza, expresó reconocimientos especiales a Saray Gutiérrez Montero por ser parte de esa memoria viva y abrió la posibilidad para que la licenciada en Etnoeducación haga parte el equipo de formación de su institución.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.