Resguardo indígena se beneficia de proyecto de Plan de Vida.

Plan Integral de Vida, es el proyecto desarrollado en el resguardo indígena El Cerro, ubicado en Hatonuevo, como última actividad establecida en el convenio celebrado entre la Universidad de La Guajira y la Federación Canadiense de Municipalidades (FCM), a través de su programa, Comunidades Inclusivas y Sostenibles de América Latina (CISAL). El proyecto se trabajó desde el año 2018.

La actividad contó con la participación de los habitantes de los tres sectores que conforman la comunidad, liderada por el cabildo gobernador, José Orangel Sapuana Guariyú y las autoridades tradicionales de cada división, Francisco Guariyú, Faustino Uriyú y José Mariano Uriana. 

El objetivo principal de la actividad fue conocer las necesidades, dificultades y problemas que viven en la población, y a través de talleres brindarles herramientas para que en un futuro ellos puedan cambiar su historia y tomen decisiones propias sobre su territorio. 

Como propósito de esta fase del plan de vida fue, que a través de la participación de la comunidad en los encuentros, reflexionaran sobre la historia de sus antepasados, con el objetivo de reafirmar la identidad cultural. Otras de las intenciones fue darle continuidad a los usos y costumbres para el buen vivir y construir las políticas públicas, bajo procesos de concertación con instituciones del Estado y aliados estratégicos, y así encontrar soluciones a los problemas detectados en el resguardo.

Por parte de la Alma Mater participaron los docentes de la Facultad de Educación, María Margarita Pimienta Prieto y el difunto Justo Pérez Van – Lenden; y de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, Juan Francisco Santamaría, quienes realizaron asesorías y talleres.

Por otro lado, el equipo de trabajo del programa CISAL involucrados durante el desarrollo de la actividad fueron: Christopher Louis Yeomans, director de CISAL – FCM Internacional; Paula López Vendemiati, gerente de CISAL en Colombia; César Bedoya, gerente de Línea en Gobernabilidad Local; Liliana Alvarado Flórez, coordinadora regional de CISAL y Margarita Rodríguez, asistente administrativa.

La cartografía social fue la estrategia metodológica del proyecto, que funcionó como una herramienta de planificación y transformación social. Cabe destacar que la elaboración de los mapas fue hecha por los miembros de la comunidad, a partir de un recorrido que hicieron desde su territorio originario hasta el lugar donde viven actualmente.

Orangel Sapuana Guariyú, cabildo gobernador del resguardo, manifestó su agradecimiento con Uniguajira y con el programa CISAL por el apoyo brindado en este proceso que inicia para ellos; además del acompañamiento que se les dio en la construcción de un documento donde plasmaron una reseña histórica, que les sirve como insumo para continuar con las siguientes fases del plan de vida.

También indicó que el documento ofrece un marco conceptual que les permite comprender el origen y la evolución de los procesos que llevan a un desarrollo propio de su comunidad. 


Miembros del resguardo también revelaron que la experiencia de llevarlos al pasado y recordar sus vivencias de épocas anteriores, fue motivador porque les permitió volver a sus orígenes, especialmente a las ancianas que recordaron historias de su niñez.

Conviene reiterar que este proyecto fue la última actividad desarrollada dentro del convenio establecido entre la institución y el programa CISAL de la FCM, que se venía cumpliendo desde octubre del 2017. Por parte de la Universidad de La Guajira fue coordinado por la Oficina de Extensión y Proyección Social, encabezada por su directora, Mercedes Rojas Donado.


Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.