¿Cómo vamos con la competitividad en Riohacha?

Resultados indices de competitividad de ciudades 2019

Por:Centro de Estudio Guajira 360

El Índice de Competitividad de Ciudades (ICC), estimado por el Consejo Privado de Competitividad en conjunto con la Universidad del Rosario, identifica brechas en el desarrollo competitivo entre las regiones del país. Su cierre es determinante para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. La estimación del ICC se basa en 97 indicadores, es decir, que no son de percepción. El ICC evalúa la competitividad a partir de cuatro factores, donde cada uno se puede subdividir en varios pilares. A cada factor y a cada pilar se le otorga un valor entre cero y diez, donde 0 es la calificación más baja y 10 la más alta respectivamente, permitiendo hacer un ranking entre ciudades.

En comparación con el ICC 2018, de acuerdo a información oficial, esta versión utiliza por primera vez la nueva metodología del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), organización que, después de cuatro años de emprender una revisión estructural a su tradicional Índice Global de Competitividad (IGC), lanzó en 2018 un nuevo indicador llamado IGC 4.0. Esta nueva versión responde a reflexiones del WEF frente a retos como las crisis financieras globales, la importancia de la productividad como determinante del crecimiento y el uso extendido de los datos masivos y la información (WEF, 2018). En este sentido, se elimina la clasificación de las ciudades por etapas de desarrollo empleada para determinar la ponderación asignada a los diferentes factores. Por lo tanto, ahora el cálculo del puntaje final del ICC es un promedio simple de las puntaciones de los pilares que lo conforman. Este cambio corresponde a la nueva visión del WEF, según la cual, en primer lugar, se considera que la competitividad es un asunto integral donde todos sus componentes son prioritarios e igual de importantes y, en segundo término, se revalúa el paradigma de que existe un camino lineal al

El Índice de Competitividad de Ciudades (ICC), estimado por el Consejo Privado de Competitividad en conjunto con la Universidad del Rosario, identifica brechas en el desarrollo competitivo entre las regiones del país. Su cierre es determinante para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. La estimación del ICC se basa en 97 indicadores, es decir, que no son de percepción. El ICC evalúa la competitividad a partir de cuatro factores, donde cada uno se puede subdividir en varios pilares. A cada factor y a cada pilar se le otorga un valor entre cero y diez, donde 0 es la calificación más baja y 10 la más alta respectivamente, permitiendo hacer un ranking entre ciudades.

En comparación con el ICC 2018, de acuerdo a información oficial, esta versión utiliza por primera vez la nueva metodología del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), organización que, después de cuatro años de emprender una revisión estructural a su tradicional Índice Global de Competitividad (IGC), lanzó en 2018 un nuevo indicador llamado IGC 4.0. Esta nueva versión responde a reflexiones del WEF frente a retos como las crisis financieras globales, la importancia de la productividad como determinante del crecimiento y el uso extendido de los datos masivos y la información (WEF, 2018). En este sentido, se elimina la clasificación de las ciudades por etapas de desarrollo empleada para determinar la ponderación asignada a los diferentes factores. Por lo tanto, ahora el cálculo del puntaje final del ICC es un promedio simple de las puntaciones de los pilares que lo conforman. Este cambio corresponde a la nueva visión del WEF, según la cual, en primer lugar, se considera que la competitividad es un asunto integral donde todos sus componentes son prioritarios e igual de importantes y, en segundo término, se revalúa el paradigma de que existe un camino lineal al desarrollo donde los territorios resuelven unos asuntos básicos primero (e.g. instituciones) para luego concentrase en otros más sofisticados (e.g. innovación).

En consecuencia, el ICC 2019 pasa de tres a cuatro factores de competitividad, incluyendo por primera vez capital humano. Por tanto, la nueva edición del ICC está conformada por: (i) condiciones básicas; (ii) capital humano; (iii) eficiencia de los mercados, y (iv) ecosistema innovador. El nuevo factor, capital humano, responde la premisa del WEF de que la productividad es el determinante más importante del crecimiento económico y que, en esa medida, es clave contar con una fuerza laboral competitiva. Este factor agrupa los pilares de salud, educación básica y media y educación superior y formación para el trabajo.

Estructura del Índice de Competitividad de Ciudades 2019

Fuente: Consejo Privado de Competitividad y Centro de Estudios en Competitividad Regional-Universidad del Rosario, con base en WEF (2018).

Resultados generales: Riohacha frente al contexto nacional

A continuación se exponen los resultados generales del ICC 2019. Bogotá D.C. se posiciona como la ciudad más competitiva del país, con un puntaje de 7,57 sobre 10. El segundo lugar lo ocupa Medellín AM que alcanza una puntuación de 7,09. En el tercer puesto se ubica Bucaramanga AM con una calificación de 6,22. Cali AM es la cuarta ciudad más competitiva de la clasificación con 6,08, seguida de Barranquilla AM que obtiene un puntaje de 5,78.

Puntaje general y posición en el ICC 2019

Fuente: Consejo Privado de Competitividad y Centro de Estudios en Competitividad Regional-Universidad del Rosario, con base en WEF (2018).

Con respecto a Riohacha, el distrito ocupó el puesto 22 (entre 23 ciudades evaluados), manteniendo su posición frente al 2017. El puntaje que obtuvo en el índice fue 3,02. Por debajo de Riohacha sólo se ubica Quibdó. Sin embargo, se destaca que el municipios ocupó sus mejores posiciones en los indicadores de: Costo de transporte terrestre a mercado interno, Costo de transporte terrestre a aduanas y Grado de apertura comercial donde se ocupó el primer lugar.

Índice de Competitividad de Ciudades – Riohacha 2019

Más allá de un debate sobre el posicionamiento en el ranking, el informe destaca que el ICC 2019 se convierte en una nueva herra­mienta para identificar y evidenciar las bre­chas que existen entre las distintas ciudades, de manera que sirvan como insumo para trabajar en pro de su competitividad y poder orientar los es­fuerzos de los sectores público y privado hacia la reducción y eliminación de estas disparidades.

El anterior panorama, la competitividad exige un esfuerzo en reducción de brechas para Riohacha a través de la creación de instituciones que aseguren el acceso a servicios básicos, como educación, salud, saneamiento básico y agua potable, así como a una vivienda digna. Es indispensable el desarrollo de infraestructura que conecte zonas rurales y urbanas, los barrios pobres con los sectores más prósperos de la ciudad y en general, los lugares más avanzados con las zonas rezagadas. De igual forma, en el desarrollo de lo anterior, será esencial conocer cuáles son las principales necesidades de la población, dónde se concentra la pobreza, cuántos pobres habitan en cada uno de los barrios y corregimientos de la ciudad y qué características comparten sus habitantes.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.