Fallece la última hembra de la especie de tortuga Yangtsé

Xiangxiang, con más de 90 años, fue la última hembra conocida de tortuga de caparazón blando del Yangtsé. Murió en un zoológico de Suzhou, en el este de China, un día después de que científicos intentaron inseminarla artificialmente para salvar a su especie de la extinción.

La especie, cuyo nombre científico es Rafetus swinhoei, crece hasta 100 cm y pesa hasta 100 kg. Es una de las tortugas de agua dulce más grandes que existen. El hábitat de este reptil se extendía por el río Yangtsé.

Los medios locales informan que la tortuga no había presentado problemas médicos durante exámenes previos al procedimiento, y anteriormente el zoológico ya había tratado de fecundarla de forma artificial en cuatro ocasiones desde el año 2008, pero todas sin éxito.

Luego de intentar reanimarla durante 24 horas, los encargados extrajeron su tejido ovárico para guardarlo en nitrógeno líquido con el objetivo de seguir intentando otros procedimientos para preservar su especie. Actualmente, solo quedan tres ejemplares machos vivos en el mundo: uno en el mismo zoológico chino y dos en Vietnam.

La tortuga Yangtsé, no fue incluida en la lista de especies amenazada que el Gobierno chino elaboró en 1989, por lo tanto el número de tortugas de caparazón blando del Yangtsé descendió a consecuencia de la caza y, más recientemente, de contaminación, tráfico marítimo y fuertes impactos ecológicos por la construcción de represas hidroeléctricas que cambiaron las condiciones de su hábitat.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.