Green New Deal: Nuevo Acuerdo Verde

Fuente: CNN & BBC

El Green New Deal o el Nuevo Acuerdo Verde es la iniciativa propuesta por Alexandria Ocasio-Cortez la demócrata y congresista más joven de Estados Unidos y el senador demócrata Ed Markey. Este no es un proyecto de ley o una ley, es una resolución para ser cumplida en un plazo de 10 años y abarca los siguientes temas:

Acceso universal garantizado a agua potable

Una red de energía 100% ecológica

Modernizar cada edificio de los Estados Unidos para cumplir con los estándares de energía ecológica.

Eliminar las emisiones de carbono de los vehículos y la agricultura.

Proporcionar educación superior a todos los estadounidenses.

Proporcionar viviendas asequibles para todos los estadounidenses.

Garantizar un trabajo con beneficios para todos los estadounidenses.

Atención médica universal.

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Ed Markey (derecha) presentaron el Nuevo Acuerdo Verde el pasado febrero. Fuente: BBC.

Este acuerdo promueve una nueva movilización nacional social, industrial y económica en una escala sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial y el New Deal, el cual fue unconjunto de programas y proyectos puestos en marcha en los años 30 en EE.UU. por el presidente Franklin D. Roosevelt para superar los estragos económicos causados por la Gran Depresión.

A pesar de su enfoque en el cambio climático, el GND también propone una transformación del sistema económico para lograr mayor justicia social, económica y racial en Estados Unidos. Dyanna Jave, cofundadora del movimiento Sunrise, manifiesta que es una nueva dirección de transición para la sociedad y la configuración de una transición que tomará los próximos 10 años.

El plan se fundamenta en las advertencias de los científicos sobre el impacto que tendrá sobre la Tierra el aumento de la temperatura en dos grados centígrados este siglo, por encima de niveles preindustriales, y el costo de unos US$500.000 millones al año en pérdidas de producción que puede ocasionar el cambio climático. Así mismo, incluye asuntos más amplios como la limpieza del agua, una alimentación saludable, una atención sanitaria adecuada y la educación que, según los proponentes, son inaccesibles a una proporción significativa de la población de Estados Unidos.

Para abordar estos desafíos, el documento propone una serie de pasos radicales. El que ha llegado a más titulares en la prensa es la descarbonización de la economía de EE.UU. (esto es, el proceso de transformar una economía intensiva en carbono en otra baja en carbono) en 10 años.

Matt McGrath, corresponsal de la BBC sobre Medio Ambiente, señala que esto es extremadamente difícil de lograr si no se acompaña de grandes avances tecnológicos.

«Algunas de las pequeñas naciones insulares o países como Costa Rica pueden descarbonizarse totalmente con más rapidez», dice McGrath.

«Pero Estados Unidos tendrá problemas para acercarse al cero si no emprende grandes proyectos de plantación de árboles o sin el uso de tecnologías avanzadas para capturar el CO2».

Distintas personalidades comentan que este es un plan muy ambicioso y poco práctico para abordar el cambio climático.

«Simplemente no veo cómo podemos llegar a las cero emisiones en un plazo de 10 años», le dijo a la emisora pública NPR el exsecretario de Energía de EE.UU. Ernest Moniz.

«No es práctico. Y si empezamos a establecer objetivos no prácticos, podemos perder muchos electores que son clave para buscar una solución real para reducir el carbono en el menor tiempo posible».

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.