En La Guajira se sigue vulnerando los derechos de niños y niñas wayuu.

Niña Wayuu- Foto: Betty Martìnez Fajardo

Poco se ha avanzado en La Guajira para evitar que los niños especialmente de la etnia wayuu mueran por desnutrición, así lo hizo ver el Defensor del Pueblo, Carlos Negret Mosquera, luego de recorrer el departamento por tres días.

El funcionario llegó hasta la Alta Guajira, la zona de Paraguachon, Manaure y Riohacha, donde logró evidenciar la forma como superviven las comunidades indígenas, por el poco acceso al agua potable y a la alimentación.

El representante del Ministerio Público, estará consignado en un informe que tanto ha avanzado La Guajira en el cumplimiento de la sentencia T 302 de la Corte Constitucional, que declaró el estado de cosas inconstitucional, en respuesta a una tutela interpuesta por Elson Rafael Rodríguez, contra diferentes entidades por la muerte de 266 menores en el lapso del 2015 al 2016, asociados a la desnutrición.

La Corte reconoció  en la sentencia  como de manera masiva y generalizada se vulnera los derechos constitucionales al agua potable, a alimentación y a la participación étnica que afecta  a un número importante de personas en La Guajira, especialmente a los niños y niñas wayuu por una prolongada omisión de las autoridades en el cumplimiento de sus obligaciones.

Carlos Negret Mosquera- Defensor del Pueblo- Foto Betty Martìnez Fajardo

De acuerdo a cifras oficiales de las entidades de Salud de La Guajira, el año pasado  64 menores murieron por desnutrición cifra que el Defensor del Pueblo, Carlos Negret Mosquera, calificó como escandalosa.

Por eso hizo un llamado a todas las autoridades para trabajar de la mano del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, del Ministerio de salud para evaluar cuáles son las causas de la desnutrición.

“Le digo con el corazón y con el alma, que  vamos a trabajar para que ningún niño en Colombia  se muera por desnutrición porque no tiene sentido nacer y no poder vivir por algo que los servidores públicos podemos dar como posibilidades de que gocen de agua potable”, puntualizó.

Recordó que La Guajira es una zona muy rica, y lo más importante es que la raza wayuu es muy fuerte, y por lo tanto se deben definir políticas públicas para el goce de agua potable, y un buen servicio de salud y educación porque sin eso es imposible que exista la democracia.

Cabe destacar que en el primer informe que el Defensor del Pueblo, Carlos Negret Mosquera, entregará a la Corte Constitucional, estará consignando el estado en que encontró muchas soluciones de agua en su recorrido por La Guajira, de las cuales algunas no están funcionando.

Explicó que existen una serie de proyectos siniestrados, que lastimosamente no están funcionando, y por lo que las autoridades deben tomar las medidas disciplinarias y penales que correspondan.

El representante del Ministerio Público, dijo también que es necesario capacitar a las comunidades sobre cómo funcionan los molinos y las pilas públicas, porque según su criterio hay formas de como las comunidades wayuu puedan gozar del servicio de agua.

El gobernador

Wilson Rojas Vanegas, gobernador encargado de La Guajira, aseguró que han venido trabajando para poder cumplir con los requerimientos formulados por la Corte Constitucional para preservar la vida de los niños y niñas wayuu.

También lamentó la muerte el año pasado de los 64 menores por desnutrición, a pesar de los esfuerzos realizados para garantizarles la vida.

“Nosotros hemos avanzado principalmente en la atención a los niños y niñas, especialmente los que se encuentran en estado  de desnutrición, siempre lo hemos tocado en los Compos y el trabajo que hemos hecho con Unicerf, con las Naciones Unidas,  y todos los estamentos, principalmente con la alcaldía de Manaure,  donde está radicado principalmente el problema donde se concentraran la mayor parte de los niños muertos por desnutrición”, dijo.

Rojas Vanegas, reconoció que no son suficientes las medidas que se han implementado para evitar más muertes de niños por desnutrición, pero también advierte que ha faltado mayor articulación con el gobierno central para lograr unos mejores resultados.

 “El tema del nuevo sistema de regalías,  ha sido un grave detonante para la muerte de los niños debido a la falta de autonomía en el manejo de los recursos para definir  los programas directos para que  favorezca a las madres gestantes y lactantes,  y a los niños que se concentran  principalmente en Manaure y Uribia, donde la población indígena se encuentra en la mayor dificultad para productividad y alimentación en cuanto tiene que ver con seguridad alimentaria.

Indigenas Wayùu en audiencia con el Defensor del Pueblo en Riohacha. Foto: Betty Martìnez

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.