“Pintada Solidaria” donó un parque para los niños del barrio 21 de junio en Riohacha.

De las manos de Daniela un grupo de más de cien jóvenes les cumplieron un sueño a los niños del barrio 21 de junio en Riohacha, les donaron un parque que ubicaron en un sitio estratégico para que puedan gozar de una diversión diferente a observar cada medio y cada tarde detrás de un malla el avión que aterriza en el aeropuerto de la ciudad.

La entrega del parque hace parte de la actividad que cada diciembre, Daniela Pérez Morillo, junto a los voluntarios de la fundación “Pintada Solidaria”, realiza en diferentes barrios de la capital guajira.

Para este diciembre, luego de visitar varios sectores escogieron el barrio 21 de junio, y  junto a la comunidad pintaron  de colores vivos las fachadas de las 96 viviendas.

Daniela Pérez Morillo, contó que el objetivo de la fundación que lidera  es transformar la cara de los barrios a través de la pintura tratando así de re significar el espacio.

“Es un barrio que aparentemente es peligroso, pero cuando llegamos nos damos cuenta que hay personas buenas, trabajadoras, y el objetivo es darle un significado al barrio que los habitantes se den cuenta que existen otras alternativas que se pueden hacer cosas diferentes darle un nuevo significado a los espacios”, expresó.

Para el voluntariado es claro que unir los esfuerzos con la comunidad es una forma de empezar a construir ciudad, y el civismo empieza a tomar una fuerza importante que ayuda a la sana convivencia y a la transformación de la capital.

El grupo de voluntarios ha crecido, la primera actividad la realizaron en  el barrio Arriba al lograr pintar las fachadas de 40 viviendas en la calle 10 con carrera 1 en el año 2014,  que aún se mantiene a pesar que los colores se han opacado con el tiempo.

Las pinturas de colores vivos como el fucsia, amarillo, verde, rojo, pretende  darle un toque de alegría al barrio y  llegan a la fundación de las actividades que realizan pero también de donaciones de particulares, y de las familias de cada uno de ellos quienes también contribuyen con la labor social.

Las manos de Daniela no se cansan de pintar, y junto a su grupo de trabajo  disfrutan de cada pincelada, de cada color, del inclemente sol, de la bulla de los niños, del cansancio al atardecer porque simplemente llevan un poco de alegría a esas humildes familias que a pesar de sus dificultades también esperan gozar de una navidad alegre.

La comunidad

El barrio 21 de junio nació de una invasión hace más de siete años, las familias que habitan el sector no tienen acceso a los servicios públicos, y no han logrado que el Distrito les legalice los terrenos donde han levantado sus viviendas algunas de material y otras de barros.

Katy López, reside en el barrio hace seis años, trabaja en una carpintería y es la encargada de la pintura en madera, junto a su familia colorearon la fachada de su vivienda luego de recibir la pintura que le obsequio los integrantes de la Fundación “Pintada Solidaria”.

“Daniela y su equipo llegaron en un buen momento, es una actividad hermosa, este es un barrio olvidado en Riohacha, no está reconocido, mucha gente no sabe dónde queda, esto que recibimos es un beneficio para nuestros niños porque no teníamos parque y ya lo tenemos”, dijo.

Liliana Cáceres, es otra residente del barrio,  y valoró la presencia del grupo de voluntarios que llevaron alegría a los niños con la entrega del parque.

“Al pintar las fachadas con esos colores vivos se alegra el barrio, le da otro tipo de pensamiento a las personas que lleguen por acá, es muy bonito y se ve más organización”, dijo.

Daniela, seguirá llevando más pinturas a otros barrios trabajando con sus voluntarios para intentar cumplir otros sueños, y seguir transformado de alguna manera a la ciudad que la vio nacer.

Daniela Pérez Morillo y niñas del barrio 21 de junio.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.