Plástico en los océanos

Fuente: National Geographic

Llamamos casa al lugar donde vivimos, dormimos, cocinamos y convivimos con nuestra familia, pero si te dijeran que tienes un hogar más grande que también depende de ti, ¿Lo creerías?

No necesitas que esté a tu nombre para apropiarte de él, solo tienes que reconocer lo que tienes en frente, y ese hogar es nuestro planeta. Si bien es cierto que nuestro hogar es sumamente diverso, hoy te explicaremos que ocurre en los océanos.

Normalmente, no pensarías que la bolsa de plástico que arrojas a la basura llegaría al mar, pero cada día esto es más común de lo que parece. La realidad es que el 80% de los residuos marinos proviene de tierra, mientras que el 20% restante de la actividad marítima. El plástico tiene dos características importante: Es muy persistente y se dispersa fácilmente, por lo cual se puede encontrar en todos los océanos del mundo, desde el Ártico hasta la Antártida.

Actualmente se han identificado cinco zonas de concentración conocidas como “islas” o “sopas” de plásticos en las zonas subtropicales: una en el Índico, dos en el Atlántico (Norte y Sur) y dos en el Pacífico (Norte y Sur). Estas son zonas de concentración elevada de microplásticos.

Fuente: BBC Mundo

Los plásticos se degradan dependiendo de su tipo y de las condiciones ambientales como luz solar, oxígeno o agentes mecánicos, en los océanos la radiación UV procedente de la luz solar es el principal agente que degrada el plástico, así mismo, la acción del oleaje acelera este proceso y como resultado los fragmentos más grandes se van rompiendo en trozos más pequeños.

Es difícil estimar el tiempo que tarda en biodegradarse el plástico en los océanos pero se considera que es mucho más lento que en tierra. Estos son algunos ejemplos:

Fuente: Greenpeace

Las principales consecuencias son recibidas por la vida marina: ellos sufren de enredos, asfixia, estrangulación o desnutrición (tras ser ingeridos y bloquear el estómago o intestino del animal)

Fuente: National Geographic. Foto: Jordi Chias

Esta red abandonada (Pesca Fantasma) se convirtió en una trampa para la tortuga, aunque logra estirar su cuello para sacar la cabeza del agua y respirar, habría muerto si el fotógrafo no la hubiese encontrado y liberado. Esto es un ejemplo de la gran amenaza que nuestra basura representa para la vida marina.

A continuación les presentamos algunos datos sobre el impacto de los plásticos en los océanos:

Fuente: Greenpeace

Igualmente la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lucha por mantener los océanos limpios, sin embargo, estiman que para 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos a menos que la gente deje de utilizar artículos de un solo uso elaborados con este material, como las bolsas y las botellas.

Según el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), la contaminación plástica está presente en todas partes, desde las playas de Indonesia hasta en el fondo del océano en el Polo Norte y está ascendiendo por la cadena alimenticia hasta llegar a nuestras mesas. Además, “Según algunas estimaciones, el 99% de todas las aves marinas habrán ingerido algún tipo de plástico a mediados del siglo”, dijo Petter Malvik, Oficial de Comunicaciones del PNUMA.

Los invitamos a poner en práctica estos consejos que ayudarán a mejorar esta lamentable situación en los océanos (World Wildlife Fund)

  • No utilices bolsas plásticas para hacer tus compras, siempre hay mejores opciones: canastos, bolsas de tela o cajas de cartón.
  • Es fácil reemplazar las botellas de plástico, lleva contigo siempre un termo o un envase reutilizable. Además, no uses más pitillos para consumir tus bebidas.
  • Si estás de vacaciones no arrojes desechos en las playas, ten a la mano una tula para recolectar la basura que produzcas si no hay canecas cerca.
  • ¿Sabías que 50% del plástico es desechable o de un solo uso? Así que si debes utilizar plástico, recíclalo y reutilízalo todas las veces que puedas.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.