“La Pipi”, le sigue bailando a la vida

Noelìa «Pipi2 Mejìa – foto, Betty Martìnez Fajardo

Por: Betty Martínez Fajardo

La Fundación Riohacha y susPilanderas con la comay Pipi, rindió   un homenaje en vida a la Gestora Cultural, Noelia Mejía Guerra, a quien cariñosamente se conoce como “La Pipi”, dedicada a preservar los iconos del carnavalde Riohacha.

Padre Tomàs Guzmàn y Noelìa Mejìa Guerra

Inicialmente el Padre Tomás Guzmán, celebró una santa eucaristía, donde puso de ejemplo la fe de la homenajeada en un ser supremo como lo es el Todopoderoso.

“La Comay Pipi”, reina vitalicia del carnaval de Riohacha,  recibió de parte de la Fundación, un arreglo floral y la réplica de una pilandera.

“La Pipi”, es una reconocida gestora cultural del Distrito, en el año de 2006, organizó el grupo folclórico y cultural Riohacha y sus Pilanderas con la Comay Pipi, hoy convertida en Fundación, trabajando por la preservación del baile del “Pilón Riohachero”, auténtica expresión cultural del carnaval de la capital de La Guajira.

En el año de 2013, Pipi, concedió una entrevista al periodista Jaime De La Hoz Simanca, publicada en el periódico El Heraldo, donde se le preguntaba por el carnaval, y recordó  “Los bailes de carnaval se iniciaban con valses y se exhibían los disfraces. Se sentía el olor de las colonias, los perfumes y talcos finos traídos de Francia. La música era tocada por bandas que interpretaban conciertos a puerta cerrada. En los tiempos de mis tías las fiestas de carnaval comenzaron a salir a las calles animadas con el baile de El Pilón, esa famosa tonada que en 1912 fue llevada por primera vez al pentagrama, gracias a mi padre Felipe Mejía”.

Noelia, para la década de los años 60, fue concejal del entonces municipio de Riohacha, y diputada del departamento de La Guajira.

Su espíritu de servicio, la llevo a convertirse en Leona, y en Dama Rosada, actividad de la que aún participa a través de ambas organizaciones  en beneficio de los más necesitados.

Noelia, sigue disfrutando de cada minuto de la vida, conservando siempre su alegría, su elegancia al andar, y demostrando también su amor por Riohacha, la ciudad que la vio nacer del hogar conformado por  Luís Felipe Mejía Arévalo y Carmen Guerra de Mejía, hace 90 años.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.