Energía eólica en La Guajira: aspectos para la sostenibilidad

 Parque Eólico Jepirachi – Foro referencia EPM

Energía eólica en La Guajira: aspectos para la sostenibilidad

Guajira 360°

Centro de Pensamiento para el Desarrollo

La producción de energías es uno de los sectores más representativos cuando se trata de evaluar los niveles de crecimiento y desarrollo de una región. Con los resultados del PIB del último período, se puede observar especialmente en La Guajira, cuan representativa es la industria minera en la generación de energía (44% del PIB), lo cual puede reconvertirse si proyectos de energías renovables se visionan y se ejecutan  desde una perspectiva de sostenibilidad.

Diversos estudios han demostrado la relevancia de orientar los proyectos de energía bajo este enfoque, especialmente para mantener la oferta y demanda en un nivel equilibrado, garantizar niveles de accesibilidad y autonomía frente a las fuerzas del mercado. Adicionalmente, se hace pertinente explorar y analizar los impactos presentes y futuros con el fin de garantizar intervenciones que beneficien a la sociedad.

En el caso particular de La Guajira y en observancia a su contexto económico, social y ambiental, es prioritaria la identificación de fuentes de energía competitivas en el mediano y largo plazo. Este análisis debe considerar tanto condiciones internas las cuales incluyen el entorno geográfico y ecosistémico como externas, dados los cambios y transiciones propios de la globalización

Entre las energías renovables que mayores contribuciones han generado en territorios con similares condiciones sociales, económicas, ambientales y geográficas al territorio guajiro,  se pueden resaltar la solar y eólica. Mientras que la energía eólica presenta mayor potencialidad en áreas costeras debido a la abundancia de viento, la solar con el sistema fotovoltaico es considerada como la más prominente para resolver la demanda global de energía en el futuro.

En el caso de la energía eólica, a escala global se logran identificar la concurrencia de adeptos y contradictores. Los adeptos tienen una posición basada en la experiencia exitosa en el Norte de Europa, China y Estados Unidos, dada su productividad, niveles de eficiencia y su escala cero en la producción de residuos o gases efecto invernadero. No obstante, existe una creciente discusión en torno a los niveles de tecnología exigidos para ampliar su potencia y aprovechamiento, especialmente fuera de las líneas costeras o en alta mar.

Quienes contradicen los beneficios de los sistemas eólicos abordan el componente ecosistémico y en ciertos casos los posibles impactos en la salud humana. Los efectos adversos se dirigen a los siguientes aspectos:

Ruido e impacto visual: el sistema de turbinas produce ruidos mecánicos y aerodinámicos. Estos últimos pueden causar stress, afectaciones en la calidad del sueño y problemas en la escucha. Sin embargo, no existe en la actualidad suficiente investigación o datos que permitan evidenciar con firmeza estos hallazgos. Es así como diversos proyectos se han orientado en establecer locaciones y distancias estratégicas de tal manera de que comunidades aledañas no sean afectadas ante dichos impactos.

Impactos en las aves y su hábitat: durante la puesta en marcha de proyectos eólicos en diferentes latitudes, se han observado ciertos efectos migratorios y muerte  de especies de aves. Es así como se ven obligadas a trasladarse a otros sectores lo cual puede generar impactos de largo alcance en los sistemas biológicos propios de sus antiguos y nuevos hábitat. Estudios actuales instan a realizar mediciones y monitoreo frente a los posibles efectos de dichas anomalías, con el fin de reconocer y mitigar sus consecuencias adversas.

Cambio climático: Según estadísticas presentadas por sistemas de monitoreo del agua, en Asia y Estados Unidos se han evidenciado cambios en el sistema de suelos por efecto de sequías e incremento de temperaturas, los cuales se han acelerado desde la implantación de turbinas eólicas. Ingenieros ambientales han especulado que este efecto se debe a la mezcla del aire que asciende y desciende, cuyas turbulencias pueden detectarse solo a largas distancias y siendo potencialmente incrementadas ante la presencia de un alto número de turbinas. Como resultado, dichas turbulencias de aire pueden también cambiar la dirección de los vientos en la superficie, afectando los niveles de evaporación del agua.  No obstante lo anterior, en la actualidad es requerida mayor investigación al respecto, ya que deben identificarse otras variables que pueden influir directa o indirectamente en los sistemas ambientales y climáticos asociados con la operación de dichas fuentes de energía.

Explorar y analizar los aspectos anteriores se puede convertir en punto de partida para la puesta en marcha de mayores investigaciones que permitan la sostenibilidad y competitividad del sector energético en la región, el cual se percibe que en los últimos años será de gran escala. Según el Ministerio de Ambiente, a nivel nacional,  La Guajira es la de mayor potencial en términos de energía eólica, con vientos que oscilan entre 5m/s y 11 m/s, equivalentes a un periodo anual. El potencial de crecimiento de energías renovables en la región y las perspectivas a futuro lo ubican como un generador potencial del 13% de la energía nacional, sin incluir sus excedentes los cuales cuentan con toda la capacidad y atractivo para ser objeto de exportación hacia mercados internacionales.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.