Rescatan a tres mapaches europeos en Puerto Bolívar

Una pareja de mapaches, que llegaron aproximadamente hace tres años a Puerto Bolívar, tuvieron una cría en ese territorio de la Alta Guajira, los cuales fueron descubiertos por Luís Madriñan, especialista en biodiversidad de Cerrejón.

El encuentro fue casual, relató el especialista, pues se dio cuando intentaba rescatar un caimán en una laguna del Puerto, «mientras caminamos en busca de sus huellas, de un momento a otro vimos cuatro ojos que nos observaban en medio de un vieja estructura de cemento, cubierta de arena en la mitad de la playa”.

Según su relato, los ojos correspondían a los inmigrantes de Europa, quienes durante tres años residieron debajo de la estructura, y salían únicamente en busca de alimentos como pequeñas conchas y moluscos.

Se conoció que inicialmente fue un operador que hace aproximadamente tres años, en Puerto Bolivar en una noche oscura, los diviso y en su intento de atraparlos, les perdio el rastro mientras se escabullían en la playa. 

Los mapaches identificados, también conocidos como boreal o racuna (Procyon lotor), son originarios de Norte América, pero desde el siglo XX, se extendieron por toda Europa, siendo una especie de mamífero carnívoro de la familia de los prociónidos. Durante varios años sus huellas fueron vistas en diferentes partes de Puerto Bolívar, sin nunca lograr encontrarlos de manera exitosa.

Los tres animales fueron rescatados y llevados al Centro de Fauna,  para ser rehabilitados, a través del programa de Conservación de Especies de Cerrejón, informando de inmediato a Corpoguajira, quienes se encuentran haciendo las gestiones correspondientes para llevarlos al punto más al sur donde se encuentra su distribución. Actualmente se les están haciendo pruebas médicas y genéticas para determinar el mejor lugar para que sean liberados.

“La historia de los mapaches es muy curiosa, porque estos animales son una especie invasora que llegaron a Alemania de manera fortuita; los animales entraron como polizones en un buque con el objetivo de buscar alimentos y por qué no regresar a su hábitat de origen en Norte América, pero no contaban con que el medio en el que se transportaban haría primero una parada en La Guajira, y la región se convertiría en su nuevo lugar de residencia”, manifestó Madriñan.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.